De la corrección política a la rebeldía táctica



José Pekerman es, ante todo, una persona políticamente correcta. Evita la confrontación si Julio Grondona decide los planteles por él, elogia al rival de turno hasta ubicarlo por encima de su propio equipo, si un jugador se rebela, lo convence de que aún sigue en sus planes aunque ya no vuelva a convocarlo. A veces exaspera su corrección, pero así es él y no le queda mal. Es que en José Pekerman ser políticamente correcto es un atributo.

Pero, ¿querían rebeldía en Pekerman? Ahí está Jua Pablo Sorín de volante central y masticándole el hígado a Kakà, bien juntito a Javier Mascherano, y su menú del día: Ronaldinho. Pekerman tomó una decisión audaz: ocupar el centro del campo con 'doble cinco': a Mascherano lo complementó Sorín, una determinación inédita. Y si al técnico de la selección se le crítico tras la derrota con Ecuador el desorden táctico en el que cayó el equipo a partir de sus propias dudas, la noche del miércoles ante Brasil fue su reivindicación: tomó riesgos tácticos, los mantuvo a lo largo del partido y terminó llevándose un gran triunfo.

A diferencia de lo que ocurrió durante la tarde de Quito, en la noche del 'Monumental' el dibujo táctico no se modificó. El equipo terminó como lo comenzó: 3-4-1-2. Quizás en algunos momentos de mayor apuro, cuando Brasil busco el gol con intensidad, Sorín se desplazó hacia la izquierda y se sumó a la estructura defensiva, lo mismo que Javier Zanetti, cuando ingresó por Luis González a los 25 minutos del segundo tiempo, pero por derecha.

Las decisiones tácticas de Pekerman fueron las correctas y los futbolistas así lo entendieron. La claridad del entrenador se reflejó en lo que hicieron los jugadores dentro de la cancha. Sabían a qué jugar, y se notó. El equipo tuvo actitud, fue a buscar el partido y lo encontró en la primera pisada de Riquelme. Tres minutos después Crespo marcaba y Argentina ya lo ganaba. Una hora después, con el triunfo en su puño, Pekerman le dedicó el partido a Marcelo Bielsa y su grupo. Como correspondía.

Juan Mocciaro

Nota asociada: ENTREVISTA Hernán Crespo: La hora de Hernán

Nota asociada: ENTREVISTA Hernán Crespo: La hora de Hernán


Comentarios


De la corrección política a la rebeldía táctica