De la Rúa obtuvo firme apoyo de Bush, pero tuvo que aplacar versiones

El norteamericano se comprometió a ayudar a la Argentina a superar su crisis.



úa durante su gira presidencial a los EE.UU.

La primera, que surgió en un edificio contiguo a la embajada argentina, era de humo, y obligó a la intervención de los servicios secretos y de los bomberos. Pero la segunda fue una nube muy negra que terminó aguándole el primer día en el país del norte.

De la Rúa ocupó una parte de la jornada en desmentir rumores que hablaban de una posible renuncia del ministro Cavallo y de una cesación de pagos. Los ruidos impactaron de lleno en el mercado local, que cerraron con una estrepitosa caída de poco más del 4% y el riesgo país, que se disparó 124 puntos arriba.

Pero el presidente tuvo un buen respaldo de Bush. El primer mandatario norteamericano le dijo: "Estoy dispuesto a apoyar a la Argentina. Estamos trabajando estrechamente con el nuevo ministro de Economía (Cavallo)", añadió Bush.

A cambio, De la Rúa le regaló un compromiso: "Iremos al ALCA, desde el Mercosur".

Acerca del origen de los rumores, golpeó fuerte una reacción del presidente del Brasil a la exposición de Cavallo sobre la cuestión arancelaria en contra de los intereses de ese país. Cardoso le exigía a De la Rúa saber "quién manda en la Argentina", sobre todo en lo que respecta al futuro del Mercosur.

"Cardoso es un gran amigo", dijo De la Rúa, en tanto aclaró que hoy, cuando se encentren en Quebec,"vamos a dialogar como siempre, sin interrogantes que no caben entre nosotros".

De la Rúa agradeció el espontáneo respaldo de su colega estadounidense pero reiteró a la prensa que no vino a Washington para pedir ayuda.

El encuentro de unos 45 minutos en la casa Blanca sirvió a Bush para concluir su acercamiento personal a los principales líderes latinoamericanos a los que adjudica un importante protagonismo en la región.

De la Rúa llegó a Washington con dos gestos amistosos hacia la Casa Blanca: el voto que permitió la condena a Cuba en las Naciones Unidas por la violación a los derechos humanos y el respaldo a la propuesta de Bush de dar mayor protagonismo a la Organización de Estados Americanos (OEA) en los asuntos regionales. Ambos coincidieron en la conversación, descrita como franca y amistosa, en el impulso del proyecto- prioritario para la casa Blanca- de creación después de 2005 del ALCA.

Al cabo de su reunión con Bush, De la Rúa dijo a la prensa que "vamos al encuentro del ALCA desde el Mercosur". Reafirmó además que "no veía al ALCA como un riesgo, sino como una oportunidad", porque le concede al continente "más democracia y más libertad de comercio".

Bush, quien expresó "especial aprecio por el empeño de De la Rúa por el libre Comercio", precedió el encuentro con la expresión de deseo que "a nuestro amigo (la Argentina), le vaya económicamente bien".

Argentina es el socio del Mercosur, que conforman Brasil, Uruguay y Uruguay, más inclinado a negociar la vía rápida para la concreción del ALCA.

Sobre la crisis social y financiera de la Argentina, Bush subrayó que "el departamento del Tesoro está trabajando estrecha y consistentemente con su contraparte de la Argentina, mediante la concepción de esfuerzos comunes".

Para algunos analistas económicos, familiarizados con la crisis político-financiera de la Argentina y los tres años de recesión que enfrenta, el encuentro Bush-De la Rúa creo una suerte de familiaridad que puede llegar a facilitar un diálogo más estrecho entre ambos líderes.

De la Rúa aclaró que "nadie venga a pensar que he venido a pedirle plata al presidente Bush (risas). Tenemos ya nuestros acuerdos con los organismos multilaterales". Oto de los temas tratados con Bush fue la participación argentina en las misiones de paz de la ONU. Luego De la Rúa viajó a Quebec.

Buen humor y algunas carcajadas

Pese a que era su primer encuentro en la Casa Blanca, en la entrevista entre Fernando de la Rúa y su par estadounidense George W. Bush reinó el buen humor y ambos mandatarios se en confianza.

El diálogo fue mediado por los traductores simultáneos de rigor, pero Bush realizó comentarios en español. De la Rúa estaba de riguroso traje gris y corbata azul, mientras que su colega estadounidense vestía con los colores de la bandera estadounidense, de traje azul y corbata roja.

Ambos jefes de Estado se sentaron frente a la chimenea del legendario salón de la Casa Blanca rodeados por los retratos de Lincoln, Washington y Franklin para brindar una conferencia de prensa en la que no faltaron un par de carcajadas tras la aclaración de De la Rúa de que "no había venido a Estados Unidos en búsqueda de dinero". (DyN)

Cavallo mandó al psiquiatra a analistas de la city londinense

LONDRES (Télam).- El ministro de Economía, Domingo Cavallo, se reunió ayer con empresarios ingleses, de quienes logró el apoyo para que suscriban el bono patriótico lanzado la semana pasada y mandó al siquiatra a los analistas ortodoxos de la city londinense, que insistieron con el abultado déficit que padece el país.

El titular de la cartera económica, quien llegó a Londres proveniente de San Pablo, aprovechó su participación en la reunión del Grupo de los 30 (G-30), una organización privada apadrinada por bancos centrales y las principales instituciones comerciales y de inversiones de Inglaterra para explicar su decisión de incorporar al euro como cobertura del peso.

En ese contexto, el ministro aprovechó la oportunidad para persuadir a los inversores ingleses para que suscriban el bono patriótico por 1.000 millones que cierra mañana y que forma parte del cronograma de financiamiento para el presente año.

La proposición de Cavallo pareció surtir efecto, lo que se evidenció en la llegada ayer a la Argentina de órdenes de venta de títulos públicos para hacerse de fondos frescos destinados a suscribir el bono, ya que la participación de las compañías está acotada en los países emergentes.

"Llegaron órdenes de Inglaterra, lo que potenció la caída en la cotización de los títulos de deuda argentina y ese fue el motor de la ola de rumores posteriores que daban cuenta que la Argentina podría caer en defalut o que Cavallo podría renunciar", corroboró una fuente de un banco internacional en Buenos Aires.

El broker indicó que "compañías aseguradoras, AFJP, algún banco y otras empresas salieron de la posición argentina (en títulos) para poder suscribir el bono".

"Ante la baja que esto provocó en la plaza porteña, desde Brasil se fogoneó que en la Argentina se estaba dando lo que ellos habían presagiado: que la Argentina iba al default", señaló la fuente, quien aclaró que "cuando se supo que la operatoria venía desde Londres los ánimos se calmaron, aunque la incertidumbre quedó flotando en el ambiente". En su incursión por el país europeo, el ministro reiteró su ataque a los analistas ortodoxos de mercado, a quienes los invitó a visitar al siquiatra. "Por qué no visitan a un siquiatra", se preguntó Cavallo, al tiempo que criticó a los escépticos y calificó de "mal intencionados a los que ven mal el futuro del Mercosur".


Comentarios


De la Rúa obtuvo firme apoyo de Bush, pero tuvo que aplacar versiones