De Narváez y Michetti cerraron juntos y confiados

"Vamos a dar el batacazo", dijo Macri. Los candidatos de Unión PRO lamentaron las agresiones a algunos de sus postulantes. Deslizaron que provenían desde el oficialismo.



#

Las dos principales figuras de la alianza opositora almorzaron ayer con Mirtha Legrand.

BUENOS AIRES.- Los principales candidatos de PRO y Unión-PRO cerraron ayer la campaña electoral con un acto conjunto de Gabriela Michetti y Francisco de Narvaéz en el que predominó un ambiente festivo por la creencia generalizada de sus militantes partidarios de que ambos triunfarán en las elecciones del domingo.

De Narváez y Michetti coincidieron en expresar que tenían la tranquilidad y la seguridad de una victoria en los comicios legislativos y lamentaron las agresiones a candidatos de PRO y Unión-PRO, Claudia Rucci y Silvia Majdalani. (Ver aparte)

Michetti atribuyó la violencia a “algunos sectores que demuestran su impotencia y la fuerte inseguridad de que no vayan a conseguir el respaldo de la gente en las urnas” en elíptica alusión al oficialismo, mientras de Narváez sostuvo que “ésa es la forma de hacer política que los argentinos no quieren más y por suerte está naciendo otra”.

Michetti y De Narváez participaron del acto final de la campaña, que consistió en que ambos, junto a los candidatos a diputados nacionales y legisladores de la ciudad, pintaron una pared del Club Buenos Aires Sur, uno de las entidades a la que brinda ayuda el gobierno de la ciudad.

Con una mínima concentración de vecinos del barrio de Boedo, los candidatos cerraron la jornada final de la campaña con actividades vinculadas a entidades sociales protegidas por el gobierno de la ciudad, mientras De Narváez estuvo de caminata por la localidad de El Tordillo y la ciudad de San Justo, en el partido de La Matanza.

Mauricio Macri se sumó a los augurios de triunfo electoral y sostuvo durante la mañana que el domingo “vamos a dar el batacazo” en la provincia de Buenos Aires y también repudió los ataques sufridos por candidatos y militantes de Unión-PRO y le pidió al kirchnerismo que cese con las agresiones “para que podamos llegar al domingo con un clima de paz y armonía”.

“Vamos a dar el batacazo con un resultado que va a ser sorpresivo para muchos, pero no para nosotros” en la provincia, dijo el jefe de gobierno, quien que “la gente vaya a votar sin miedo, sin presiones y que sepa que al día siguiente de las elecciones vamos a continuar trabajando con entusiasmo porque la Argentina sigue teniendo una gran oportunidad de progreso”.

Entre tanto, el candidato a diputado Felipe Solá repartió boletas en los distritos de Moreno, La Matanza y Avellaneda y convocó a los bonaerenses a “cuidar el voto” el domingo “para evitar el fraude”. En una recorrida por el conurbano, Solá sostuvo que “hay un hartazgo de la gente, que quiere un cambio” y agregó que “la única manera de cambiar es ganarle a Kirchner esta elección. Y los únicos que podemos ganarles somos nosotros”. (DyN)


Comentarios


De Narváez y Michetti cerraron juntos y confiados