Debate sobre el turismo en Bariloche

La excelente temporada turística y la ordenanza que regula al Emprotur sirvieron para que se avivara el debate sobre una equitativa distribución de la renta que genera la actividad. Desde el gremio hotelero gastronómico se reclama más empleo para los barilochenses y un estudio de la



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En medio de una temporada que es considerada histórica y que tuvo niveles de ocupación superiores al 90 por ciento, hay sectores que reclaman una más equitativa distribución de los beneficios que esta actividad genera. "Hay que instaurar una política de turismo que permita generar más empleo para los barilochenses", reclamaron desde el gremio hotelero gastronómico.

El debate sobre el futuro turístico de la ciudad comenzó con los cambios que se pretende introducir en la ordenanza que regula al Emprotur y se reavivó la semana pasada con la adhesión municipal al marco regulatorio, luego derogada y girada al concejo municipal.

Desde la UTHGRA sostienen que "si se adhiere a lo que exige el BID para dar créditos blandos a los empresarios que también se los obligue a contratar más empleados locales en los nuevos establecimientos".

En el comunicado de prensa firmado por el interventor del gremio, Alberto Sasiain y del asesor general, Ovidio Zúñiga, se critica la adhesión apresurada que hizo el ejecutivo al decreto 657/03, "con el sólo objetivo de que no se caiga el financiamiento". Piden una discusión más amplia para fijar la categoría de un establecimiento y exigen se contemple en mayor porcentaje la calidad de los servicios que prestan los empleados y en menor medida aspectos como la decoración.

Haciendo referencia a la calidad de los servicios Zúñiga ejemplificó con el hotel Llao Llao, categoría 5 estrellas y sinónimo de excelencia, el cual dijo tiene 360 plazas y da trabajo a 367 empleado permanentes más 70 temporarios en alta temporada. Dijo que más del 95 por ciento de ellos son de Bariloche. "Esto permite que por cada pasajero halla 1.2 empleados", señaló.

Por el contrario, aseguró que en muchos hoteles y emprendimientos la relación es inversa, hay un empleado cada 7 u 8 turistas. "En este marco la relación laboral deja como saldo deficientes servicios, con una sobre carga de tareas, horarios a destajo y multiplicidad de funciones", afirmó. Recordó asimismo que un muchísimos complejos de cabañas y bungalows, de pequeña escala, "casi no se contrata personal".

Reiteró sus críticas a la falta de fiscalización municipal. "Este invierno, hubo hoteles que abrieron con los obreros adentro", sentenció. También opinó que en "numerosos establecimientos se privilegia la mano de obra de afuera y se relega al trabajador local". Por ello pregona que se sancione por ordenanza la obligación de contratar personal con una residencia mínima de dos años en la ciudad y que las contrataciones se hagan conforme lo acordado por la convenciones colectivas de trabajo".

No obstante, desde el empresariado se argumenta que "no toda la mano de obra que ofrece Zúñiga es calificada, hace falta personal con idiomas y que no se puede contratar un empleado con el gremio incluido".

Para definir el marco regulatorio hotelero las opiniones son divergentes. No hay acuerdo entre la asociación hotelero gastronómica y la asociación de hosterías. Más distantes aparecen la agrupación de hoteles 5 estrellas y los que agrupan el turismo estudiantil. El gremio también fijo su postura. El concejo promete ser la caja de resonancias del debate y habrá que ver si el radicalismo logra imponer nuevamente su mayoría.


Comentarios


Debate sobre el turismo en Bariloche