Debate sobre tráfico de influencias



NEUQUEN (AN).- En la Argentina se discuten alternativas de regulación legal al tráfico de influencias, como lo tiene Estados Unidos, donde funciona la consultora dedicada a estos asuntos que contrató el gobierno neuquino.

El debate asomó con fuerza tras las denuncias penales ocurridas en menos de dos años por supuestos sobornos en el Senado para la aprobación de leyes a medida de algún sector en particular.

A principios de este mes, en la Cámara Alta comenzó a debatirse en comisión un proyecto destinado a crear un registro de lobbistas, pero la iniciativa tiene resistencia del ministerio de Justicia de la Nación.

La comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, que preside Cristina de Kirchner, del peronismo de Santa Cruz, emitió un dictamen consensuado con los radicales que promueve la creación del aludido registro. Según esta iniciativa, en el registro podrían anotarse todas las personas físicas o jurídicas que realicen, a cambio de una remuneración, acciones en defensa de intereses de terceros con la intención de influir en la elaboración, trámite o sanción de proyectos legislativo o en la modificación de una decisión del Poder Ejecutivo.

En la Argentina la actividad del lobby no está regulada. Pero sí en Estados Unidos, donde trabaja la consultora que contrató el gobierno de Jorge Sobisch. En ese país, las primeras acciones de lobby datan de 1876, cuando al Cámara de Representantes resolvió que tenía que haber un registro de lobbistas.

En Inglaterra, donde nació el lobby como actividad, en referencia a la antesala del parlamento británico donde los privados planteaban sus inquietudes, no existen las regulaciones.


Comentarios


Debate sobre tráfico de influencias