Deberá rezar para permanecer

‘Cipo’ está en problemas. Si hoy gana Huracán, lo pasa en la general.



Deberá rezar para permanecer ‘Cipo’ está en problemas. Si hoy gana Huracán, lo pasa en la general. El aplauso del final fue para los hinchas que viajaron hasta Pergamino. Los rostros de resignación por el apremiante panorama lo dicen todo. PERGAMINO (Joaquín Peralta, enviado especial).- El agónico empate que consiguió ayer Cipolletti le sirvió de muy poco porque se le esfumó la posibilidad de evitar la promoción y ahora sólo puede pensar en zafar del descenso directo. Por primera vez en el campeonato fue el equipo albinegro el que pudo levantar una desventaja, pero el 1 a 1 no era el objetivo y las caras del final lo dijeron todo. Cipolletti debía ganar para aspirar a algo más que no bajar de categoría directamente, aunque ahora con esta unidad sólo puede alcanzar a Racing de Olavarría. El problema es que los bonaerenses tienen ventaja por haber conseguido una victoria más amplia en los enfrentamientos con los albinegros. Por ello, la única lucha será con Huracán de Comodoro Rivadavia que hoy jugará con La Plata. ¿Por qué Cipolletti no pudo cumplir con su objetivo? Porque no fue lo suficientemente inteligente para aprovechar del todo las ventajas que le otorgó Juventud  –sobre todo por los costados– y porque le faltó más peso de mitad de cancha hacia delante. Los primeros 20 minutos fueron para el olvido, porque Juventud le robó la iniciativa y las pocas pelotas que logró controlar, no supo qué hacer con ella. La única vía de ataque fue a través de pelotas paradas. Apenas una en cortada de Julio Ibáñez –de buen primer tiempo–para Germán Alecha, que el local cortó con falta, y un cabezazo de Franco Amaya que se fue cerca, después de una buena jugada del “Máquina” Jorge Cid por izquierda. El resto fue todo de Juventud, que también careció de ideas para resolver las situaciones que creó. Primero fue Fontana con un cabezazo en solitario que podría haber puesto la ventaja, luego Gómez remató desde fuera del área a la salida de un tiro de esquina y la pelota se fue muy cerca, y más tarde el mismo Fontana le entregó la pelota a Ruiz luego de una exquisitez del sub 20 Pablo Mazza. El segundo tiempo fue mucho más emocionante, pero por las ventajas que se entregaban unos a otros, sin que ninguno pudiera aprovecharlas. Las necesidades de ambos hicieron que el partido se abriera aunque ninguno terminó de ser efectivo.Recién a los 20 Mazza entró por derecha y le pegó al primer palo para despertar unos de los pocos “uh…” del encuentro. Respondió el albinegro con un disparo desde lejos de Abad que no llevaba mucho peligro, pero el pique complicó al arquero.A los 26 Jorge Bernal vio penal cuando Cristian Martínez le punteó desde atrás la pelota a Mazza y Nannini se encargó de convertirlo. Entonces llegó el descontrol albinegro. Porque en la desesperación de ir a buscar la igualdad, muchas veces quedó mal parado. Claro, no había otra opción. Incluso el “Oreja” Ruiz sacó del ángulo un remate que tenía estampado el sello del 2 a 0.En el mismo salto Alecha, Martínez y Dómini se comieron el empate. Hasta que finalmente llegó la igualdad con una fórmula que pudo haber explotado mucho más: desborde del “Mojarra” por la izquierda y centro al medio del área. Alecha no alcanzó, pero estaba el “Toto” Méndez para poner la pelota al lado del palo. En otra etapa del campeonato hubiese sido un empate festejado, pero la magra actualidad hizo que se fueran al vestuario masticando la bronca por no cumplir el objetivo: ganar.   Depende de otro PERGAMINO (Enviado especial).- Ya pasó Juventud de Pergamino. Ahora debe rezar para que La Plata no pierda con Huracán de Comodoro Rivadavia, porque si ésto sucede los chubutenses quedarán arriba del “albinegro” en la tabla general y a un paso de perder la categoría en forma directa. El partido cerrará la décima fecha y se jugará en la ciudad de las diagonales desde las 20.30, con el arbitraje de Jorge Ocaño de Ayacucho. Estará en juego gran parte del futuro albinegro.Otro de los partidos que le interesaba a Cipolletti se jugó en Mendoza. Luján de Cuyo enterró aún más las ambiciones albinegras al imponerse sorpresivamente a Brown de Madryn por 1 a 0. Ese era el único resultado que no le servía.Además, en San Juan Desamparados venció 2 a 1 a Racing. De todas formas Cipolletti ya no le puede dar caza, y los de Olavarría ya se aseguraron la promoción. Al cierre de esta edición, Juventud de San Luis recibía a Douglas Haig con el arbitraje del cordobés Luis Ulloa.   Un vestuario triste PERGAMINO (Enviado especial).- Casi ni hubo lugar para sensaciones encontradas. Los jugadores albinegros directamente no quedaron conformes con el empate porque saben que dejaron una buena oportunidad de una situación que se oscurece cada vez más. El “Toto” Méndez fue uno de los primeros en salir del vestuario y no ocultó su desazón. “No veníamos bien de visitante pero hoy teníamos que ganar como sea, así que no podemos decir que estamos conformes con el empate. Creo que hicimos el mayor desgaste pero no se nos abrió el arco. Ellos estaban bien atrás pero nos costó poder entrarles”, aseguró el delantero, autor del tanto que puso cifras definitivas al partido. Otro que no pudo ocultar la tristeza fue el arquero Raúl Ruiz. “Nos duele más porque era un partido para ganarlo y no pudimos. Para lo único que nos sirve este empate es para sacarle un punto a Huracán, si es que pierde con La Plata”. Sobre las razones de por qué no pudo ganar el albinegro, Ruiz afirmó que “no tuvimos la suerte necesaria, porque llegamos varias veces y no pudimos concretar. Ellos estaban desordenados por tampoco pudimos sacar mucha ventaja de ello. De lo único que estoy seguro es que Cipolletti se va a quedar en el Argentino “A”, desafió.

PERGAMINO (Joaquín Peralta, enviado especial).- El agónico empate que consiguió ayer Cipolletti le sirvió de muy poco porque se le esfumó la posibilidad de evitar la promoción y ahora sólo puede pensar en zafar del descenso directo. Por primera vez en el campeonato fue el equipo albinegro el que pudo levantar una desventaja, pero el 1 a 1 no era el objetivo y las caras del final lo dijeron todo. Cipolletti debía ganar para aspirar a algo más que no bajar de categoría directamente, aunque ahora con esta unidad sólo puede alcanzar a Racing de Olavarría. El problema es que los bonaerenses tienen ventaja por haber conseguido una victoria más amplia en los enfrentamientos con los albinegros. Por ello, la única lucha será con Huracán de Comodoro Rivadavia que hoy jugará con La Plata. ¿Por qué Cipolletti no pudo cumplir con su objetivo? Porque no fue lo suficientemente inteligente para aprovechar del todo las ventajas que le otorgó Juventud  –sobre todo por los costados– y porque le faltó más peso de mitad de cancha hacia delante. Los primeros 20 minutos fueron para el olvido, porque Juventud le robó la iniciativa y las pocas pelotas que logró controlar, no supo qué hacer con ella. La única vía de ataque fue a través de pelotas paradas. Apenas una en cortada de Julio Ibáñez –de buen primer tiempo–para Germán Alecha, que el local cortó con falta, y un cabezazo de Franco Amaya que se fue cerca, después de una buena jugada del “Máquina” Jorge Cid por izquierda. El resto fue todo de Juventud, que también careció de ideas para resolver las situaciones que creó. Primero fue Fontana con un cabezazo en solitario que podría haber puesto la ventaja, luego Gómez remató desde fuera del área a la salida de un tiro de esquina y la pelota se fue muy cerca, y más tarde el mismo Fontana le entregó la pelota a Ruiz luego de una exquisitez del sub 20 Pablo Mazza. El segundo tiempo fue mucho más emocionante, pero por las ventajas que se entregaban unos a otros, sin que ninguno pudiera aprovecharlas. Las necesidades de ambos hicieron que el partido se abriera aunque ninguno terminó de ser efectivo.Recién a los 20 Mazza entró por derecha y le pegó al primer palo para despertar unos de los pocos “uh…” del encuentro. Respondió el albinegro con un disparo desde lejos de Abad que no llevaba mucho peligro, pero el pique complicó al arquero.A los 26 Jorge Bernal vio penal cuando Cristian Martínez le punteó desde atrás la pelota a Mazza y Nannini se encargó de convertirlo. Entonces llegó el descontrol albinegro. Porque en la desesperación de ir a buscar la igualdad, muchas veces quedó mal parado. Claro, no había otra opción. Incluso el “Oreja” Ruiz sacó del ángulo un remate que tenía estampado el sello del 2 a 0.En el mismo salto Alecha, Martínez y Dómini se comieron el empate. Hasta que finalmente llegó la igualdad con una fórmula que pudo haber explotado mucho más: desborde del “Mojarra” por la izquierda y centro al medio del área. Alecha no alcanzó, pero estaba el “Toto” Méndez para poner la pelota al lado del palo. En otra etapa del campeonato hubiese sido un empate festejado, pero la magra actualidad hizo que se fueran al vestuario masticando la bronca por no cumplir el objetivo: ganar.


Comentarios


Deberá rezar para permanecer