Debilitado y sin líder, parte del Frente Grande se ató a Kirchner



Un grupo dirigentes del Frente Grande (FG) formalizó ayer su apoyo a la candidatura presidencial por el PJ de Néstor Kirchner, con quien avanzaron en el diseño de un camino para buscar "un proyecto colectivo que incluya a distintos sectores".

Juan Pablo Cafiero, uno de los socios fundadores del FG junto a Carlos "Chacho" Alvarez" y actual ministro de Justicia y Seguridad en la provincia de Buenos Aires, oficializó también su respaldo al santacruceño.

Liderados por el diputado Darío Alessandro, los frentistas -que ayer acordaron conformar una "fuerza política autónoma de las vertientes tradicionales"- mantuvieron una larga conversación con Kirchner en la Casa de Santa Cruz.

El aspirante presidencial recibió satisfecho el apoyo de quienes aportarán a su proyecto de convocatoria multisectorial para "construir un espacio plural", dijo, además de "ideas y experiencia, para consolidar fuerte la gobernabilidad".

"Quienes constituyeron el Frepaso, aportan muchísima experiencia, muchísimos golpes que le han llevado a madurar fuertemente en las respuestas que la Argentina necesita, entonces esta dirigencia honesta, respetable y con alto nivel de capacidad de autocrítica, es un aporte importante y muy valido", para su candidatura, expresó.

El santacruceño admitió que si bien "en el justicialismo puede haber una fractura de lo que es la estructura partidaria", en su caso aspira a "un justicialismo integrado al resto de las fuerzas sociales que quieren generar una alternativa de gobernabilidad en la Argentina".

Como vocero del grupo, Alessandro explicó que aunque no se plantearon una renuncia formal al Frente Grande, ratificaron que buscan "conformar una fuerza política autónoma de las vertientes políticas tradicionales".

En ese marco y tras hacer una autocrítica por su paso por el gobierno de la Alianza, el legislador señaló que el respaldo a Kirchner se da en el marco "de un acuerdo amplio para la reconstrucción nacional". (DYN y Télam)


Comentarios


Debilitado y sin líder, parte del Frente Grande se ató a Kirchner