Deciden la excarcelación o no del jefe de Seguridad



Actualizado a las 13:30

BUENOS AIRES (Télam).- Raúl Villareal, mano derecha de Omar Chabán y procesado por 193 homicidios en el incendio de la discoteca República Cromañón, podría recuperar hoy su libertad si la Cámara del Crimen concede el beneficio de la excarcelación solicitado por su defensa.

Mientras tanto, el abogado de Diego Argañaraz, manager de la banda de Callejeros, intentará ante los mismos jueces mejorar los fundamentos de la apelación del procesamiento por homicidio culposo de su cliente y que se le revoque esa imputación. Otra cuestión que podría definirse es si el camarista Gustavo Bruzzone acepta o rechaza la recusación planteada en su contra por un grupo de querellantes, quienes aseguran que existieron vínculos comerciales entre el juez y Chabán.

En tanto, Pedro D'Attoli, abogado de Chabán, confirmó ayer a Télam que no dará a conocer la carta que su defendido había redactado para los familiares de las víctimas de la tragedia de Cromañón debido a las críticas que recibió de parte los abogados querellantes. “Ante manifestaciones de familiares y debido a tantas impugnaciones, tomé la decisión de no presentar la carta. En principio, por respeto a los familiares de las víctimas y porque los abogados querellantes manifestaron que eran argucias procesales”, dijó D'Attoli.

Y para finalizar, el letrado agregó: “No son argucias, muy por el contrario, yo siempre fui muy limpio, siempre traté de cumplir con mi función y nunca presenté obstáculos. Pensar que puede ser una estrategia es ridículo”. Villareal se presentará a las 10.30 en una audiencia con su abogado, Albino Stefanolo, e intentará convencer a los camaristas que deben concederle la libertad porque no intentará eludir la acción de la Justicia ni entorpecerá la investigación.

Stefanolo recordará a los jueces que “no hay peligro de que Villareal se fugue, dada la forma en que actuó” a partir del momento en que el 30 de diciembre pasado se incendió el boliche República Cromañón. En diálogo con Télam, el letrado recordó que su asistido, sindicado como el “coordinador” y jefe de seguridad de la discoteca, “ayudó a asistir a las víctimas, rompió la puerta que estaba cerrada para que la gente pudiera salir y se quedó toda la madrugada en el lugar”.

Al día siguiente, cerca del mediodía, declaró como testigo ante el fiscal Juan Manuel Sansone y dejó constancia de un domicilio en el que finalmente fue detenido en febrero último por orden del juez de instrucción Lucini. Además, Stefanolo fundamentará por qué Villareal tiene que estar procesado por un delito culposo, que admite la excarcelación y tiene una pena máxima de cinco años, y no por uno de tipo doloso, como lo entendió Lucini.

Después de esta audiencia, Mariano Silvestroni, abogado del manager de Callejeros, presentará un informe oral para tratar de que se revoque el procesamiento por homicidio culposo que Lucini le impuso el 8 de marzo pasado. En esa oportunidad, el magistrado consideró que Argañaraz “actuó en forma imprudente y negligente” porque “conociendo efectivamente que el público que asiste a los recitales del grupo utiliza pirotecnia, no debió organizar el espectáculo en ese lugar”.

Lucini también le achacó no haberse fijado si la salida de emergencia funcionaba correctamente, si había matafuegos, y no haber averiguado cuánta gente podía ingresar al lugar, ya que vendió 3500 entradas para un lugar habilitado para 1035. La defensa tratará de demostrar que esas funciones debieron cumplirlas Chabán, como organizador del recital, e inspectores del Gobierno porteño.

Por otra parte, el camarista Bruzzone y su colega María Laura Garrigós de Rébori deben definir si aceptan la recusación planteada por los abogados Mauricio Castro, Patricia Nuñez Morano y Fernando Soto.

Los querellantes denunciaron una posible “vinculación amistosa” de Bruzzone con Chabán a través del emprendimiento artístico “Proyecto Venus”, que aseguran que funcionó en el local de Salta 636 aparentemente propiedad o de uso del empresario y lindante con la finca donde fue detenido. Según los abogados, Bruzzone figura como “editor fundador” de la publicación “Ramona”, que en su número 11 publicó una nota firmada por Omar Chabán y Sergio de Loof titulada “El arte es una mierda”.

Notas asociadas: Otra marcha por la justicia

Notas asociadas: Otra marcha por la justicia


Comentarios


Deciden la excarcelación o no del jefe de Seguridad