Decisión de matar



HANNOVER (Alemania) (DPA) - Una médica alemana mató por decisión propia a al menos ocho pacientes sin que éstos le dieran su consentimiento, informaron fuentes judiciales. La fiscalía de la ciudad de Hannover aseguró que la mujer inyectaba a los pacientes altas dosis de morfina, provocándoles la muerte. Un portavoz de la instancia judicial señaló que sólo unos pocos de los fallecidos padecían enfermedades mortales y que ninguno de ellos ni sus parientes estaban informados sobre el tratamiento con morfina. Por ello, según la fuente, no se trató de eutanasia sino de homicidio. Por el momento se desconocen los móviles de la médica, de 54 años, quien se encuentra desde el miércoles en prisión preventiva por sospecha de homicidio. La internista trabajaba hasta hace pocos meses en una clínica de Langenhagen, en Baja Sajonia, pero el año pasado se le retiró la licencia debido a las acusaciones. Un experto examinó los historiales de 11 pacientes de la mujer y detectó errores graves por parte de la médica en ocho. Según la fiscalía, quedan por analizar todavía otros 15 historiales.

El fiscal jefe, Thomas Klinge, aseguró que la administración de morfina en tan altas dosis no fue apropiada médicamente y consideró que es poco probable que la médica haya practicado eutanasia. De los pacientes sólo algunos tenían cáncer, los demás sufrían enfermedades cardiorespiratorias y una fractura, y no hay señales de que padeciera fuertes dolores.


Comentarios


Decisión de matar