Declara el primer acusado por ataques fallidos

Actualizado a las 10:41

Londres (dpa) - El primer acusado en relación con los fallidos atentados del 21 de julio en Londres compareció hoy ante un tribunal, en un día en el que al cumplirse cuatro semanas de los primeros ataques se realizó en toda la capital británica un despliegue masivo de policías para infundir mayor seguridad.

Más de 6.000 agentes vigilan este jueves las estaciones de metro y los lugares de mayor riesgo de la ciudad. Muchos de los uniformados van armados, pero también hay miembros de las fuerzas de seguridad vestidos de civil en el metro y en los buses de la red de transporte público londinense a la búsqueda de posibles agresores, según la emisora BBC.

Muchos funcionarios de fuera de la capital británica, así como policías jubilados han sido convocados para impedir nuevos atentados en Londres, dijo Tarique Ghaffur de Scotland Yard al canal británico. Aunque la policía aseguró "no tener indicios específicos" de que pueda perpetrarse un nuevo ataque, recordó que los dos atentados previos tuvieron lugar un jueves.

El pasado 7 de julio, en una serie de atentados suicidas murieron 52 personas y el 21 de julio, también otro jueves, se volvieron a perpetrar cuatro atentados, esta vez fallidos, en medios de transporte público. Según la policía, la operación de seguridad en Londres cuesta 500.000 libras (887.000 dólares) al día. Pese a las reforzadas medidas de seguridad, hoy fue el primer día desde el 7 de julio en que la red de metro volvió a funcionar con normalidad.

La última línea en abrir fue la de Picadilly, la más profunda de Londres, después de que 26 personas murieran en uno de sus vagones cerca de la estación de Russel Square el 7 de julio. Con todo, las cifras publicadas hoy por las autoridades de transporte de Londres indican que desde el primer atentado ha bajado el número de usuarios de la red de metro, que solía ser de tres millones de personas al día.

En comparación con hace un año, la cifra se ha reducido entre un cinco y un 15 por ciento en los días laborables y hasta en un 30 por ciento los fines de semana. Los cuatro sospechosos principales de los atentados fallidos del 21 de julio están ya bajo custodia policial después de dramáticas operaciones policiales en Londres y Roma la semana pasada. En la capital italiana, un juez ordenó hoy que la primera audiencia en relación con la petición de extradición del ciudadano de origen etíope Hamdi Aus Issac tenga lugar el 17 de agosto.

La policía británica cree que el hombre, también conocido como Hussain Osman, colocó una bomba en un vagón a la altura de la estación de Shepherd's Bush el 21 de julio. Logró salir de Gran Bretaña en el tren Eurostar vía París, desde donde viajó a Milán para llegar a Roma cinco días después de los atentados. Mientras, en Londres, un hombre al que la policía acusa de haber retenido información que podría haber llevado a la "captura y acusación" de Issac compareció hoy ante un tribuanl.

El joven de 23 años, Ismael Abdurahman, negó cualquier vinculación con el terrorismo, dijo su abogada. "Le dije que contara al tribunal que rechaza y rechazará con contundencia esta acusación y que no está involucrado en ningún tipo de actividad terrorista", explicó Ann Faul. Abdurahman, quien saludó a la gente congregada fuera del tribunal cuando abandonó la corte, permanecerá bajo custodia policial durante otra semana y tendrá que volver a comparecer ante el juez el 11 de agosto.

La policía londinense sigue mientras tanto interrogando a 14 personas, icnluidos tres de los principales sospechosos arrestados en Gran Bretaña.

Notas asociadas: Al Qaeda amenaza con más atentados a Gran Bretaña

Notas asociadas: Al Qaeda amenaza con más atentados a Gran Bretaña


Comentarios


Declara el primer acusado por ataques fallidos