Declaran los sospechosos por últimos atentados



Actualizado a las 12:22

LONDRES (AP)- Tres de los cuatro principales sospechosos en los fallidos atentados del 21 de julio en Londres comparecieron ante un tribunal el lunes, acusados de intentar asesinar pasajeros del sistema de transporte en la capital británica. Muktar Said Ibrahim, de 27 años, Ramzi Mohamed, de 23, y Yassin Hassan Omar, de 24, deberán permanecer detenidos hasta el 14 de noviembre, acusados de intento de asesinato, conspiración para asesinar, posesión o fabricación de explosivos, y conspiración para usar explosivos. De ser convictos, podrían ser condenados a cadena perpetua. Ibrahim fue acusado de tratar de detonar una bomba en un autobús en el este de Londres.

Mohamed es sospechoso de intentar un ataque similar en un vagón del tren subterráneo, en la estación Oval. En cuanto a Omar, habría intentado atacar un vagón del metro cerca de la estación Warren Street. Los hombres, todos vistiendo ropa informal de color oscuro, sólo hablaron para confirmar sus nombres. El cuarto sospechoso, conocido como Osman Hussain y como Hamdi Issac, fue arrestado en Roma bajo cargos de terrorismo internacional. Las autoridades británicas intentan lograr su extradición.

Fue la primera vez que comparecen en un tribunal sospechosos de haber tenido directa participación en los fracasados intentos del 21 de julio. En esa ocasión, no hubo víctimas. Los fallidos ataques ocurrieron dos semanas después de los atentados del 7 de julio en que murieron 56 personas, entre ellas cuatro atacantes suicidas. Nadie ha sido acusado hasta ahora en vinculación con los ataques del siete de julio, pero la policía dijo que cree tener bajo custodia a todos los atacantes del 21 de julio.

El domingo, la policía arrestó a Haroon Rashid Aswat, un ciudadano británico de origen indio, que había sido deportado a Gran Bretaña luego que las autoridades en Zambia lo detuvieron en conexión con los ataques en Londres. Se sospecha que Aswat está vinculado con la red terrorista al-Qaida. Admitió haber trabajado como guardaespaldas del líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden. Aswat, un ciudadano británico de 30 años, fue acusado en Estados Unidos de asociación delictiva entre octubre de 1999 y abril del 2000 para establecer un campamento en Bly, Oregón, que buscaba entrenar y equipar a individuos "para la yihad (Guerra Santa) en Afganistán'', señalaron fuentes policiales en un comunicado.

Notas asociadas: Este de Africa, ¿cuna de nuevos terroristas?

Notas asociadas: Este de Africa, ¿cuna de nuevos terroristas?


Comentarios


Declaran los sospechosos por últimos atentados