Declararon los padres del chiquito asesinado



El papá lo hizo pLo hicieron ante el fiscal en lo Penal de Cutral Co, Santiago Terán. Por escrito y utilizó siete hojas de tamaño oficio.Confían en que el resultado de la autopsia sea determinante.

CUTRAL CO (ACC y AN).- El fiscal penal de Cutral Co, Santiago Terán, les tomó declaración testimonial a los padres del pequeño Sergio Javier Acuña, y por ahora no se aparta de la hipótesis de un crimen “puertas adentro” del núcleo familiar.

El trámite se cumplió bajo un cerrado hermetismo judicial. Por la mañana, durante dos horas, declaró Raúl Acuña, el padre del chico. El hombre prefirió testimoniar por escrito, y a mano alzada redactó sobre siete hojas tamaño oficio, confiaron fuentes policiales.

Enseguida Terán y la fiscal adjunta Marisa Chjacka se encerraron en la Fiscalía a analizar los resultados preliminares de la autopsia que realizó el médico forense Osvaldo Avaro.

Elsa Febré, la madre del niño, testificó por la noche, en un trámite que también se hizo con muchísimo sigilo. El sábado, Terán le había tomado declaración a la hermana de Sergio Javier, una joven de 16 años.

A ella se le practicó un examen de parafina, una pericia que sirve para detectar la presencia de pólvora en las manos.

La tercera declaración de la jornada la dio una persona que “conocía” al dedillo los movimientos de la casa de la familia Acuña, ubicada en Sáenz Peña 324 de esta ciudad. Precisamente ayer la vivienda quedó liberada luego de 36 horas bajo custodia policial.

Levantaron la guardia

La decisión de levantar la guardia llegó luego de que se realizara una segunda pericia que permitió recolectar “nuevos elementos”, comentó una fuente allegada a la investigación.

El niño Sergio Javier Acuña fue encontrado muerto en el pasillo de su casa con un balazo en el pecho. En la cabeza tenía una bolsa de naylon y dos toallas atadas al cuello.

La bolsa y las toallas le fueron colocadas cuando ya estaba muerto, para despistar a los investigadores. Luego de las primeras horas, en las que se creía que Sergio Javier había sido asesinado durante un robo, la justicia avanzó con la hipótesis de un crimen puertas adentro de la familia.

En la casa, ubicada cerca de dependencias policiales, no había indicios de que alguien haya ingresado forzando aberturas. Sergio Javier concurría a cuarto grado turno tarde de la escuela 152, un establecimiento ubicado a unos 600 metros de su casa.

El viernes su mamá, luego de arroparlo, lo dejó durmiendo en su cama. Se estima que el asesinato se consumó entre las 9.30 y las 10. El cadáver fue encontrado por la hermana que poco después de las 10 cruzó la calle para hacer la denuncia.

El sábado el fiscal Terán ordenó cinco allanamientos en busca de elementos para apuntalar la hipótesis. Los trámites se terminaron de concretar ayer.

Algunas diligencias se hicieron en el mismo momento en que los restos del chico eran sepultados en el cementerio de Cutral Co, hasta donde llegaron 1.500 acongojados vecinos de esta ciudad.

Entrada la noche, Terán y Chjacka seguían trabajando en la Fiscalía, donde los teléfonos fueron descolgados apenas las primeras sombras cubrieron Cutral Co.

Los investigadores creen que a partir de los resultados de la autopsia se comenzará a despejar el intrincado camino para establecer quien mató al niño.


Comentarios


Declararon los padres del chiquito asesinado