Declaró un amigo y hay cuarto intermedio



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En la continuación del juicio oral al ciudadano peruano David Omar Ruiz Casquino, acusado de matar a su ex esposa de 39 puñaladas, ayer sólo declaró un amigo del imputado, que no aportó mucho al esclarecimiento del hecho.

Ramiro Águila recibió a Ruiz Casquino en su casa cuando llegó de Córdoba en abril de 2007, varios meses después de que decidiera separarse de la víctima, María Belén Zúñiga. Por eso conocía los problemas por los hijos en común de la pareja, y dijo que en algunas ocasiones le acercó alimentos y que el imputado se quejaba por no poder estar más tiempo con sus hijos. No consideró que Ruiz Casquino fuera un alcohólico, y tampoco un drogadicto. Su aporte consistió en valorar que el imputado estaba pasando un mal momento anímico, porque sus hijos faltaban o iban mal vestidos al colegio.

Luego de este testimonio el debate volvió a suspenderse hasta el lunes próximo, fecha en la que declararían la asistente social que entrevistó a Ruiz Casquino en algún momento del conflicto, y se conocería el resultado de la pericia psiquiátrica solicitada por su defensor.

El delito que le imputan a Ruiz Casquino es “homicidio calificado por ensañamiento”, que tienen previsto pena de prisión perpetua, aunque en este caso no lo califique el vínculo, dado que los protagonistas del drama eran concubinos.

La estrategia de la defensa, entonces, apuntará a buscar atenuantes que lo acerquen a la inimputabilidad, o en último caso al estado de emoción violenta, basado en las 39 puñaladas que le aplicó y que una testigo lo vio atacar “ciegamente”, aunque estaba “tranquilo” y hablando “con voz normal”, según señaló.


Comentarios


Declaró un amigo y hay cuarto intermedio