Definieron la oferta salarial y el ministro no sabía

Verani se enojó porque no lo consultaron. Teme que esto afecte la discusión con la Nación.



VIEDMA (AV).- El incremento para los hospitalarios rionegrinos representa 2,3 millones mensuales. Casi 10 millones en lo que queda del año.

El ministro de Hacienda, Pablo Verani, se enteró anteanoche por los medios de la decisión se la suba salarial del gobierno provincial. Lo inconsulta de esa determinación y el impacto fiscal fueron razones suficientes para que Verani planteara -esencialmente- sus disidencias al secretario General, Francisco González. Esa charla telefónica fue dura, pero respetuosa. Más cauteloso, el contador transmitió sus quejas al gobernador Miguel Saiz y los mayores reproches recayeron en un diálogo con el secretario de la Función Pública, Carlos Oliva.

Verani se molestó porque no se lo consulta frente a nuevos gastos salariales, que equivalen a unos 30 millones anuales. Contrapuso ese incremento de las erogaciones a sus presentes negociaciones en la búsqueda de mayores recursos ante la Nación.

¿Cómo explicó esta contradicción?, dicen que le planteó a González. El secretario General se aferró a su estrategia, “Pablo, Miguel pidió solucionar el conflicto con los hospitalarios y sólo se arregla con plata. Lo hablamos con él y (la ministra de Salud) Cristina cuando vos estabas en el exterior”, deslizó el funcionario, sin perder esa oportunidad para recordar una reciente ausencia de Verani del país.

El reclamo del ministro también era de forma. El anuncio para los hospitalarios se originó de un encuentro del Consejo de la Función Pública, que integra el titular de Hacienda pero que el martes no fue convocado. Había existido una referencia en un contacto telefónico con la ministra Cristina Uría, pero Verani reclamó por un llamado de González, que conduce ese Consejo. En ese desaire se concentró la cuestión esgrimida en su comunicación con Saiz, que -obviamente- se desentendió del problema.

La masa salarial mensual del Estado provincial ronda los 140 millones de pesos. Así, la incidencia de 2,3 millones del incremento no sería significativa en la proporción, pero la escasez de recursos constituye cualquier monto en esencial, expresan en Hacienda. El último tramo de los aguinaldos rondaba los tres millones y recién se pudo abonar en la segunda semana de setiembre, agregaron.

Una razón política también expresada es que la negociación de Río Negro con la Nación se concentra en las dificultades financieras y ahora, se habilita este incremento en plena discusión con Economía y los bancos privados.

Las diferencias de Verani y de González no son nuevas. Siempre redundan en decisiones y acciones no compartidas, que adopta uno u otro.

Igualmente, la mayor crisis de Hacienda se advirtió en julio cuando el gobernador irrumpió en la pulseada y cuestionó a Verani porque había diseñado un cronograma en cuotas para la cancelación de los aguinaldos.


Comentarios


Definieron la oferta salarial y el ministro no sabía