Defraudación con reintegros





En la causa se juzgó una defraudación al Estado por 17 millones de pesos/dólares pagados la firma italiana Ansaldo Energía SA para la construcción y puesta en funcionamiento de cinco turbinas en la represa. La contratación para ese tramo de la obra se realizó entre 1997 y 1998, por la cual el Estado argentino pagó casi 71 millones de pesos/dólares a la contratista, a quien también se le liquidaron reembolsos como si se tratara de una empresa nacional. En esa época, las firmas de origen nacional que fueran proveedoras en la construcción de la represa fueron beneficiadas con una serie de reintegros impositivos por parte del Estado. La maniobra consistió en crear una filial en la Argentina de la italiana Ansaldo para que pudiera beneficiarse con el reembolso, los que configuró una defraudación al fisco. (Télam)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Defraudación con reintegros