“Dejen de manosear la memoria de mi padre”





“Si quieren darle mil años de cárcel a mi madre y es lo que así corresponde, que lo hagan de una buena vez y que la lleven a una cárcel común así dejan de pasearla por hospitales y clínicas psiquiátricas para que después atorrantes de la talla de Saiz y sus secuaces puedan decir que tiene privilegios o traten de ensuciar la memoria de mi padre y mi familia”. Ése fue el mensaje que envió ayer el intendente de Roca, Martín Soria, a los “jueces truchos que durante años fueron socios de la corrupción radical” y que tienen responsabilidad sobre el destino de Susana Freydoz. El jefe comunal se mostró molesto con el proceso judicial que se lleva adelante por la muerte de su padre, que registró esta semana un hecho importante, cuando el fiscal general, Marcelo Álvarez, sostuvo ante el STJ el recurso que presentó la fiscal de la Cámara Primera de Roca, Laura Pérez, reclamando que la viuda del exgobernador sea condenada a prisión perpetua. “Le pido una vez más a la Justicia rionegrina que deje de manosear la memoria de mi padre y mi familia”, exigió Soria ayer durante una entrevista con LU19. Durante ese contacto alimentó los cruces que desde principios de esta semana la familia Soria mantiene con el exgobernador y candidato a senador por la UCR, Miguel Saiz. María Emilia Soria dijo el lunes que le daba tristeza ver un exgobernador procesado, un día después Saiz afirmó que “tristeza sentimos muchos de nosotros al ver que la responsable de ese asesinato sigue con privilegios en Buenos Aires” y ayer el intendente calificó al dirigente radical como un “fiestero” y “delincuente” al que no valía la pena responderle. Soria insistió en su idea de que su madre vaya a una cárcel común si la ley así lo indica, pero advirtió que sería necesario “que al mismo tiempo estos jueces le expliquen a los rionegrinos por qué aún no están presos Saiz, Massaccesi, Sartor y toda la banda de delincuentes que se robó Río Negro”. “Somos Soria, nunca pedimos ningún privilegio, no tenemos doble discurso ni doble moral. Por eso me resulta repugnante ver cómo se animan a hablar de nuestro dolor”, concluyó. (Redacción Central)


Comentarios


“Dejen de manosear la memoria de mi padre”