Del éxito del “talante” a la caída por la hiperrecesión



El socialista Zapatero, que ha pasado en siete años del éxito que le llevó a dirigir el gobierno durante dos mandatos al desgaste provocado por la crisis, quiere evitar una derrota ante los conservadores renunciando a presentarse a los comicios en 2012. “Nunca estuvo en mi ánimo apurar hasta el final”; “lo he vuelto a meditar durante las últimas semanas”, aunque “seguro que no es fácil acertar”, alegó ayer al anunciar que no buscará un tercer mandato. Este ex profesor de Derecho nacido en Valladolid, nieto de un republicano fusilado durante la Guerra Civil, pasó de su falta de carisma cuando fue elegido al frente de su partido en 2000, a construirse un “talante” que le dio fama en todo el mundo gracias a las medidas sociales tomadas al llegar al gobierno, en 2004. Su popularidad entre los españoles había empezado a forjarse cuando ese año, una de sus primeras medidas fue sacar a las tropas españolas de Irak, enviadas allí por su antecesor, el conservador José María Aznar, a pesar de las protestas masivas de la población en la calle. Aunque ello le granjeó la enemistad con el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, la aprobación del matrimonio homosexual, el divorcio exprés o la ley contra la violencia de género llevaron a este hombre alto, de aspecto joven y ojos azules, a cosechar otro éxito en las elecciones de 2008 frente a un poco mediático Rajoy. La bonanza económica la tradujo Zapatero en el llamado “cheque bebé” y reducciones de impuestos, pero cuando llegó la crisis estadounidense a Europa, a finales de 2008, el presidente de Gobierno y su gabinete se apoyaron en aquélla para transmitir tranquilidad y asegurar que la ola no llegaba a España. Pero los indicadores cayeron y aumento del desempleo se tornó imparable, todo ello agravado por la caída del sector inmobiliario en España. (AFP)

EN FOCO


Comentarios


Del éxito del “talante” a la caída por la hiperrecesión