Logo Rio Negro

Del Potro ganó Estoril y vuela hacia la cima

Se impuso al español Fernando Verdasco por un doble 6-2. Liquidó a su rival en sólo una hora y 15 minutos.





Tenis

El argentino Juan Martín Del Potro ganó hoy en Estoril el noveno torneo de su carrera, humillando en la final al español Fernando Verdasco por un doble 6-2, y dio un gran salto en su operación retorno a la cima del tenis mundial.

“Estoy muy feliz porque estoy jugando cada día mejor, pero me sorprendió el título, porque fue mi primer torneo en polvo de ladrillo en casi dos años”, dijo el ganador luego del partido.

“Delpo” no dio hoy opción alguna a su rival y liquidó el pleito en sólo una hora y 15 minutos, asegurándose el segundo título de la temporada, tras el triunfo sobre el cemento de Delray Beach en febrero.

Las palabras del locutor del court central no fueron elegantes para con Verdasco: “Fue una de las finales más cortas en la historia del torneo”, dijo el hombre tras el match-ball.

Con su triunfo “por baile” en el ATP 250, dotado con 450.000 dólares en premios, Del Potro saltará este lunes del lugar 46 probablemente al 29 del ranking mundial.

Tras la lesión de la muñeca derecha que lo había forzado a una pausa de casi un año en 2010, el ganador del US Open de 2009 había comenzado 2011 muy lejos de la elite, en el lugar 485 del escalafón de la ATP.

“¿Se acerca a la perfección?”, le preguntaron al argentino, y el joven de 22 años sonrió, no lo negó y admitió: “Para ganarle a Fernando hay que jugar muy bien, y hoy hice un lindo match, saqué bien y aproveché los puntos de quiebre”.

El meteórico ascenso de Del Potro es de suma importancia de cara a Roland Garros, ya que le permitirá al argentino estar entre los cabezas de serie, evitando así rivales de envergadura en las primeras rondas.

Sin embargo, Del Potro no se pone bajo presión. “Estoy muy lejos de ser favorito en Roland Garros. El gran favorito es Rafa (el número uno del mundo, el español Rafael Nadal) y luego tal vez (los epañoles) David Ferrer y Almagro”, exclamó.

Nadal, Roger Federer y compañía tienen, empero, mucha razón para estar preocupados. La “torre de Tandil”, como es llamado el argentino por su metro y 98 de estatura, está de nuevo de pie, y Verdasco, el 15 del mundo, lo confirma.

“Del Potro está en un gran nivel. El partido fue muy duro. Hoy no jugué mi mejor tenis, pero eso fue porque él no me dejó atacar. Cuando él está acertado, le pega muy fuerte y profundo, y es muy difícil contrarrestar sus golpes”, explicó la víctima.

El argentino, que fue cabeza de serie número ocho en Estoril, había eliminado en cuartos en dos sets al primer preclasificado, el sueco Robin Soderling, y en semis, en otros dos parciales, a su amigo uruguayo Pablo Cuevas, en dos muy buenas actuaciones.

Pero la del domingo fue su mejor presentación en Portugal, y tal vez una de las mejores de la temporada. Deslumbró al público sobre todo con fortísimos tiros cruzados de derecha que dejaron parado a Verdasco, segundo favorito del torneo.

El español, que quiere volver a los top ten hasta final de año (”la temporada es larga, y después de París no tengo muchos puntos para defender”), sonaba, tras el partido, como un admirador de su rival: “Jugó mejor en todos los aspectos, jugó muy bien”.

La gran exhibición de Delpo tiene doble mérito, ya que el domingo volvió a ser un día humedo en Estoril (en realidad el torneo se juega en Amor, a unos 15 kilómetros del famoso balneario), y la humedad aún le causa dolores de muñeca a Del Potro.

Por eso, el principal objetivo del jugador para la temporada en curso no es un lugar determinado en el ranking. “El objetivo número uno es jugar sin dolores, no me fijé un desafío para el ranking”, declaró.

Ahora viene Madrid y un posible duelo contra Nadal en tercera ronda. “La verdad, ni sé contra quien juego, pero contra Rafa siempre salen lindos partidos”, dijo.

En la capital española, Del Potro buscará más puntos para subir en el ranking, pero también en las preclasificaciones de los torneos importantes. “Es importante ser top seed”, explica.

En la hora del triunfo, Del Potro no se olvidó de sus “fans”, de Argentina, y de su localidad natal, Tandil. “A todos ellos muchas gracias. Ellos me apoyan e intento estar a la altura de las expectativas”.

“Delpo” aprovecha cada instante de este momento feliz, tras el largo calvario: “Disfruto la vida de tenista, la extrañé mucho durante la pausa de 2010. Siempre es lindo verse arriba (en el ranking) y ganar, pero no me pongo presión”.

dpa er tr


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Del Potro ganó Estoril y vuela hacia la cima