Denuncia penal por obras escolares inconclusas

Hay varias escuelas del Alto Valle en las que dos empresas no terminaron los trabajos o que debieron hacerse de nuevo porque tenían serias deficiencias.





VIEDMA (AV/AVR/AR).- La Fiscalía de Investigaciones Administrativas presentó denuncias penales en relación a obras escolares inconclusas o deficientes en cinco escuelas del Alto Valle.

Las acciones judiciales del fiscal Pablo Berraz se formalizaron en los juzgados de General Roca y Cipolletti a mediados de junio, aunque "Río Negro" recién ayer pudo confirmar esas presentaciones.

Esas denuncias -siempre según información extraoficial- se centran en obras escolares realizadas por constructoras que pertenecen a Juan Domingo Franco y Gustavo Heredia.

Hay otras causas que involucran a la firma JDF de Franco en refacciones en las escuelas del Alto Valle. En octubre pasado, la Fiscalía presentó una denuncia por el CEM 72 de Cinco Saltos. Además, esa empresa también figura en servicios educativos en investigación que instruye el Juzgado N10 de General Roca, cuya denuncia se concretó hace casi tres años.

Por otra parte, las empresas de Franco y Heredia están incluidas en los expedientes remitidos a principio de 2004 por el ex secretario de Educación, Wálter Azcárate que -según sus afirmaciones de entonces- detectó obras abonadas por esa cartera en porcentaje superior al avance de las construcciones. Esos expedientes también están en Fiscalía de Investigaciones y en algunos casos Obras Públicas todavía no logró que las empresas regularicen y completen las construcciones cuestionadas.

Según se supo extraoficialmente, las denuncias del fiscal Berraz alcanzan a la Escuela N 50 de Cipolletti, donde las irregularidades se centrarían en las obras para baños de discapacitados.

Otras cuatro presentaciones corresponden a las escuelas N 85 y N 265 de Villa Regina, la N 222 de Allen y la N 232 de Ingeniero Huergo. Según fuentes judiciales, esas presentaciones serán divididas e aquellas que pertenecen a la jurisdicción roquense y las correspondientes al juzgado de Villa Regina. Pero, en principio, se recepcionó en Roca en la Fiscalía 5 y se derivó a la Fiscalía 4, que hasta el momento no avanzó en la disposición de medidas tendientes a reunir pruebas.

Las fuentes consultadas adelantaron que las obras cuestionadas de la Escuela 265 de Regina fueron ejecutadas por la constructora de Heredia. El proyecto consistía en "reformas de los baños, cambio de pisos y la construcción de una vereda exterior, con rampa de acceso para discapacitados". Según los datos de la investigación originada en el 2003, sólo "se ejecutó la vereda y la rampa en forma parcial". Luego, la rampa se tuvo que rehacer por falla de la construcción.

Mientras tanto, la obra prevista en la escuela 232 de Huergo consistía en "bajar los cielos rasos, pintar las paredes y construir veredas, paredones y rejas". Los trabajos avanzaron pero no fueron concluidos y existieron serias deficiencias en la pintura, que se hizo encima de la existente.

Los paredones exteriores se reconstruyeron parcialmente y las nuevas rejas no se colocaron. El Consejo de Educación realizó una verificación a fines de 2003, lo cual originó la investigación administrativa. La empresa responsable corresponde a Julio Lo Pinto (firma vinculada a Luis Salvucci).

Por su parte, las refacciones de la escuela N 222 de Allen -siempre por la información recogida por "Río Negro"- fue asignada a Juan Domingo Franco. Se arreglaron los techos, aunque el trabajo no tuvo éxito, pero se alude a problemas técnicos por fallas estructurales del edificio. También se preveía una segunda etapa -que comprendía remodelar baños y entre otras cosas, refaccionar la cocina- pero no se concretó.


Comentarios


Denuncia penal por obras escolares inconclusas