Denuncian brutalidad policial en Sierra Grande

Los familiares de menores detenidos se quejaron ante el juez Ramírez Cabrera. No los notificaron de que sus hijos estaban presos ni permitieron que los vieran.



VIEDMA (AV).- Familiares de los cinco jóvenes detenidos en Sierra Grande formularon una grave denuncia por la actuación policial.

En la madrugada del jueves pasado un hombre de 30 años recibió tres puñaladas en el tórax en el exterior de un local bailable de esa localidad. Este hecho generó la actuación policial y la detención de cinco personas, dos de ellos menores de edad que el viernes fueron derivados al hogar Pagano en Viedma por orden del juez penal Víctor Ramírez Cabrera. La persona herida, identificada como Guillermo Díaz está fuera de peligro.

Ayer a la mañana, familiares de los detenidos le manifestaron al juez su preocupación por el trato recibido de parte de los policías de Sierra Grande.

Detallaron que los padres de los menores no fueron notificados sobre la detención de sus hijos y ni siquiera informados cuando se acercaron a preguntar a la comisaría si sus hijos estaban allí. Recién después de varias horas de espera se les confirmó la detención. Pero lo que es más grave, no les permitieron ver a los menores que permanecieron detenidos en la comisaría hasta la mañana del viernes que fueron trasladados a Viedma.

Relataron además que para detener a otro de los menores la Policía disparó contra la vivienda -donde se encontraba solo- gases lacrimógenos, rompieron la puerta y apedrearon los vidrios. “Todavía se siente el olor de los gases lacrimógenos en la casa y han quedado las huellas en el piso del baño como de un fogonazo”, explicó un familiar.

Ana Carreño puntualizó que “estuve varias horas en la comisaría hasta que me dijeron que mi hijo estaba allí, porque me atendieron varios policías y nadie me confirmaba si estaba o no y tampoco me dijeron por qué”. La mujer, madre de seis hijos, no pudo disimular la angustia con la que llegó a entrevistarse con el juez, al señalar que “quería hacerlo antes pero ni siquiera tenía plata para el colectivo”. Relató que se enteró de lo sucedido por una radio local en el mediodía del viernes “cuando llegué a mi casa de una reunión sobre seguridad”. Agregó que ante la ausencia de su hijo recorrió la casa de sus amigos y de familiares “por si estaba en alguno de estos lugares, y al no encontrarlo fui a la comisaría, donde luego de varias horas de espera me informaron que estaba allí pero no me dejaron verlo”.

Ante la consulta de los periodistas en Tribunales los familiares señalaron que los menores estudian y aseguraron “no tienen antecedentes” pero a pesar de ello siguen alojados en el Pagano, donde recién ayer pudieron verlos. Los otros tres están en la Alcaidía y sólo uno tiene un antecedente policial. Añadieron que de acuerdo con lo que averiguaron entre los conocidos que estuvieron en el baile en la noche del jueves pasado, los menores detenidos se encontraban en el interior del local cuando sucedieron los hechos.

Los familiares relataron que los detenidos fueron trasladados a Viedma con las esposas “enganchadas en el techo de la camioneta policial y con cajas cargadas sobre sus piernas”.

Recordaron además que dos de los jóvenes detenidos se presentaron espontáneamente en la comisaría “porque no tienen nada que ocultar” y que el quinto fue privado de la libertad cuando pasaba el viernes en la tarde frente a la dependencia policial.


Comentarios


Denuncian brutalidad policial en Sierra Grande