Denuncian en el Senado una sociedad entre Bielsa y Bettini



BUENOS AIRES- La designación de Carlos Bettini como embajador de España continuó sumando cuestionamientos y, en ese sentido, el abogado Ricardo Monner Sans presentó ayer a la Comisión de Acuerdos del Senado documentación oficial probatoria de que el canciller Rafael Bielsa y el postulante a ocupar la representación diplomática en Madrid fueron socios en una consultora.

La presentación acompañó copias del Boletín Oficial del 17 de abril de 1997, en donde se publicó un edicto so-bre la creación de la consultora "Professional Service Provider" en la que figura como socio "el postulado Carlos Bettini" y, prosiguió el denunciante, "también revista el actual ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Bielsa".

Pese a la críticas, el canciller Bielsa defendió el nombramiento de Bettini, al asegurar que "tiene un perfil magnífico para ese cargo" y recordó que "fue sobreseído" por la justicia en las causas que lo involucraban.

Bielsa anticipó su retorno de Ecuador, donde participa de la Asamblea General de la OEA, para acompañar a Bettini mañana por la mañana al Senado, donde tiene audiencia con los miembros de la Comisión de Acuerdos.

Desde la oposición, el Jefe de la UCR, Angel Rozas, anunció que hoy concurrirá a la Cámara alta para fijar una posición respecto de la controvertida designación que, según fuentes partidarias, será la de instar a sus legisladores a que se opongan al nombramiento de Bettini.

La propuesta del gobierno para que Bettini sea nuevo embajador en España ha desatado una polémica a raíz, sobre todo, de la trayectoria del candidato que vivió 17 años en Madrid y porque en el año 2000 se definió como "lobbista de intereses empresarios" ibéricos en Argentina.

Respecto de la sociedad comercial entre Bielsa y Bettini, según el edicto del BOE al que tuvo acceso DyN, presentó como domicilio la avenida Roque Sáenz Peña 720, segundo piso, oficina A, y en el cargo de presidente al abogado Marcelo Pablo Perazolo.

Además, Monner Sans aseguró que el diplomático Gonzalo Fernández Medrano, quien fuera cónsul argentino en Barcelona, España, obtuvo la nacionalidad española mientras trabajaba allí y "fue inmediatamente llamado al país y sometido a sumario por dicha razón, fue sancionado por el Ministerio de Relaciones Exteriores".

Ese caso constituye "un precedente no suficientemente divulgado" para aplicar al caso de Bettini, quien también adquirió la doble nacionalidad argentina-española mientras vivía en Madrid y además admitió haber ocupado cargos directivos en Iberia y Aerolíneas Argentinas, cuando esas empresas eran del gobierno español.


Comentarios


Denuncian en el Senado una sociedad entre Bielsa y Bettini