Denuncian extracción irregular de los fósiles enviados a Italia

Denunciaron que los fósiles llevados a Italia fueron extraídos de un campo no autorizado. Hace un año, un técnico de Roca lo comunicó a Solorza, quien no respondió la nota. De este modo se agrega otra faceta controversial al hallazgo realizado en febrero del año pasado.



Un técnico del Museo Educativo de Paleontología de Roca denunció hace más de un año que la campaña de exploración conducida por el paleontólogo Sebastián Apesteguía había extraído fósiles de un campo en el que no estaba autorizada para trabajar, pero la Dirección de Cultura provincial –que es la autoridad de aplicación en la materia– ni siquiera le respondió la nota.

La revelación, que fue formulada días atrás a la defensora del Pueblo de la provincia –en el marco de la investigación de oficio que la funcionaria inició sobre el tema– agrega otra arista controversial al hallazgo y extracción de fósiles concretadas en febrero de 2005, materiales que fueron luego enviados a Italia sin que, al parecer, cumplieran las previsiones de la ley provincial. En Italia fueron exhibidos en la Feria de la Ciencia de Génova junto a un georadar de exploración cuando, según el director de Cultura provincial, sólo se autorizó que fueran para ser estudiados.

El Instituto de Formación Docente de General Roca aclaró que no participó como institución de la campaña de exploración de fósiles –como había indicado Sebastián Apesteguía– sino que, en forma particular, participó de ella Raúl Ortiz, invitado por el paleontólogo director de la expedición. Ortiz es técnico y tiene a su cargo la organización y administración del Museo Educativo de Geología y Paleontología del Instituto.

El propio Ortiz confirmó que se retiró de esa campaña antes de su finalización, en desacuerdo con algunas prácticas técnicas dispuestas por Apesteguía.

En forma puntual, dijo que con fecha 24 de febrero de 2005 dio cuenta al director de Cultura provincial, Marcelo Solorza, del hallazgo de un yacimiento de fósiles en el campo de Mirta de Verdecchia, lindante al campo de Zinelli, en el departamento de El Cuy, en el marco de la campaña conducida por Apesteguía, y en la cual el técnico roquense participaba como colaborador. La denuncia del hallazgo fue hecha por Ortiz en cumplimiento de la ley que obliga a informar de los yacimientos hallados.

En la misma nota se indicó que, pese a que Apesteguía tenía autorización para trabajar en el campo de Zinelli y en el campo de Violante (algo más al sur), el hallazgo se hizo en el campo de Verdecchia, en el cual la expedición no estaba autorizada a trabajar.

Las autorizaciones, según marca la ley 3041 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de la Provincia de Río Negro, deben ser solicitadas con no menos de dos meses de anticipación y en su artículo 27 prevé sanciones para las no autorizadas o para las que -habiéndolo sido- no cumplan con lo estipulado en las autorizaciones.

Ortiz expresó en aquella oportunidad a Solorza que “dicho afloramiento se encuentra a 3 kilómetros del alambrado que separa dichos campos, conocido con el nombre de Punta del Diablo, en el cual se efectuó el hallazgo de una vértebra dorsal y una garra de Abelisauridae junto a un gran número indeterminado de restos óseos de saurópodos entre los que se destacan vértebras caudales. Constaté que el equipo de investigación de Apesteguía levantó del campo la garra de Abelisauridae en el campo de Verdecchia y que continuarían los trabajos en dicha localidad. Aprovecho esta nota para informarle mi desvinculación del equipo de investigación”.

Si bien Ortiz no había sido designado por la provincia como veedor para esa campaña, de hecho era el único técnico dependiente de la provincia en la expedición. De ella participaban también –según lo informado por Apesteguía–, él mismo, Pablo Chiarelli, Jorge González, Walter Landini, Gustavo Vilariño, Nicola Angeli, Edgardo Kawior y Pablo Chafrat.


Comentarios


Denuncian extracción irregular de los fósiles enviados a Italia