Denuncian que un muro es "discriminatorio"

Advierten vecinos del asentamiento "Los Polvorines". Apuntan a los responsables de un loteo privado.

#

El presidente de la comisión vecinal de La Sirena indicó que el paredón tiene 3,2 metros de altura y una extensión de 150 metros.

NEUQUEN (AN).- La comisión vecinal del barrio La Sirena denunció que los responsables de un loteo privado levantaron un muro "discriminatorio" entre el asentamiento Los Polvorines y el predio donde planean hacer un barrio cerrado. Además, señalaron que el paredón obstruye una calle interna de la toma e invade parcialmente algunos de los lotes que fueron otorgados a los vecinos por el gobierno provincial.

Jorge Salas, presidente de la comisión vecinal de La Sirena, indicó que el paredón tiene 3,2 metros de altura y una extensión de 150 metros, y está ubicado en el límite del asentamiento Los Polvorines, sobre la calle Río Senguerr. "Con esa altura, queda claro que fue construido para tapar la toma, para que no se vea la pobreza", afirmó Salas.

El vecinalista presentó una denuncia por discriminación ante la Defensoría del Pueblo de Neuquén y elevó una queja por la obstrucción de la calle ante la subsecretaría de Vivienda y Tierras Fiscales del municipio.

Según Salas, el muro fue construido por inversores privados,

que adquirieron un terreno de 4 hectáreas, ubicado entre las calles Río Senguerr, gobernador Anaya e Ignacio Rivas; "donde entendemos que tienen planeado hacer un barrio cerrado".

El dirigente barrial declaró que "nos han comentado que están vendiendo los lotes a 80 ó 100 mil pesos y, aparentemente, no quieren que se vean los pobres que están del otro lado de la calle".

Desde la comisión vecinal de La Sirena señalaron que "el muro no es lineal, y penetra en algunos lugares en los terrenos que fueron otorgados a los vecinos por la provincia". Además, en la denuncia presentada ante la Defensoría del Pueblo local, los dirigentes barriales aseguran que "existe perjuicio, en cuanto algunos vecinos observan que sus terrenos de 10 por 20 han sido disminuidos por la construcción del muro". Salas afirmó incluso

que "hay frentistas de Los Polvorines que tienen que pedir permiso a sus vecinos para poder ingresar a sus casas".

Ayer, Carlos Di Camillo, subsecretario municipal de Vivienda y Tierras Fiscales, le indicó al presidente de la comisión vecinal de La Sirena que no estaba al tanto de la existencia del muro y se comprometió a informar a los propietarios que debían respetar las diagramación de las calles.

Di Camillo explicó que "si esto es por discriminación, no es algo que podamos solucionar desde el municipio, pero sí podemos intervenir si es que se invadió la traza de una calle, porque es una atribución que no corresponde".

El funcionario se mostró extrañado por la denuncia y señaló que "es probable que los vecinos estén confundidos y se trate del muro de hormigón que levantó el gobierno provincial entre la toma Los Polvorines y el límite de las tierras que eran del Ejército".

Sin embargo, Salas aclaró ayer que "se trata de otro paredón, que no es de hormigón sino de ladrillones, que en parte continúa el cercamiento de la toma que hizo la provincia, pero está ubicado del otro lado".

El dirigente vecinal recordó que los habitantes de Los Polvorines están tramitando la tenencia de los lotes que ocupan. Di Camillo confirmó esa información y señaló que "es un asentamiento que se está regularizando, ubicado en parte sobre las tierras de la provincia y en parte sobre terrenos privados".


Comentarios


Denuncian que un muro es «discriminatorio»