Denuncian vínculo “insostenible” con Ponzone



VIEDMA (AV).- Siete mujeres que se desempeñan en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas plantearon “una situación insostenible” no sólo por la violencia laboral sino por la falta de avances en el funcionamiento del organismo a cargo de Marcelo Ponzone. Lo hicieron a través de una nota elevada al mismo Ponzone y al vicegobernador Carlos Peralta, a quien solicitaron su intervención no sólo para consensuar una solución integral a los planteos sino también “para que cese la violencia laboral y evitar se judicialice la situación”. En la nota elevada a Ponzone –las contadoras María Gimena Castello y Sonia Llanque, la abogadas Marcela Cirignoli, María Armas y María Soledad Ucha, la ingeniera Patricia Simbeni y la docente instructora sumariante Anahí Castro– pidieron poner un freno a “los excesos a los que nos hemos visto sometidas, impedir mayores avasallamientos, defender nuestra fuente laboral y derechos, cuya constante vulneración ha significado consecuencias físicas, psíquicas y emocionales”. Tras considerar agotadas las instancias verbales y escritas con las que se intentó modificar la situación puntualizaron que a un año de esta gestión “funcionalmente no existieron avances y, por el contrario, retrocesos motivados por un devenir de circunstancias de las que nos encontramos inhabilitadas de mencionar atento el convenio de confidencialidad que nos hizo firmar del que sólo nos puede relevar la Justicia”. Plantearon que la línea de trabajo impuesta como el direccionamiento de los trámites sumariales no condicen con prácticas profesionales, administrativas y de trámites regulares a la administración pública. En este marco, señalaron falta de dirección, desorganización, diversidad de criterios de resolución en causas similares, falta de una clara política investigativa, desorden documental, falta de razonabilidad en intervenciones de personal superior, discordancia absoluta en juicios de mérito de causas –en su caso poniendo relevancia en procesos de menor cuantía dejando de lado causas complejas y de alto impacto social por su trascendencia económica, aludidas además como emblemas de corrupción–. Las siete mujeres de planta permanente con varios años de experiencia en el organismo agregaron que ese panorama planteado “deviene en una profunda parálisis de la tramitación de expedientes, como también retardo para adoptar resoluciones, sean absolutorias o incriminatorias, sometiendo a un desgaste no sólo administrativo sino personal de quienes intervienen en el trámite diario”.

El fiscal de Investigaciones enfrenta nuevas acusaciones.


Comentarios


Denuncian vínculo “insostenible” con Ponzone