La barilochense Salomé Báncora promete entrega

La más joven del equipo olímpico debuta este martes en el eslalon gigante. “En los últimos años, han mejorado mucho las condiciones para entrenar en Argentina”, dijo.

17 feb 2014 - 00:00

Salomé Báncora, de 20 años, la más joven de los siete representantes argentinos en los Juegos Olímpicos de Sochi, que debuta este martes en el eslalon gigante, afirma sentirse honrada y orgullosa por poder representar a su país y promete dar todo en la pista.

“Si bien todavía no estamos al mismo nivel técnico que las grandes potencias del esquí, estuvimos entrenando mucho estos cuatro años para poder encarar estos Juegos Olimpicos de la mejor manera posible, tanto técnica como físicamente”, explicó Salomé Báncora a la agencia AFP.

“Soy la mas joven del equipo argentino y para mí es un honor y orgullo poder representar a mi país. Voy a dar lo mejor de mí para obtener una buena marca y que de a poco se empiece a creer que un argentino puede llegar lejos en este deporte”, añadió la joven, actual campeona argentina de eslalon.

La esquiadora piensa que las condiciones van mejorando para el esquí en Argentina.

“En los últimos años, han mejorado mucho las condiciones para entrenar en Argentina, sobre todo en Ushuaia, que es donde nosotros entrenamos. Ahí trabajan bien las pistas y la nieve para que podamos tener buenas condiciones siempre”, indicó.

“En el Centro de Esquí de Ushuaia, Cerro Castor, es donde hacemos nuestras pretemporadas y es el centro que más se asemeja a los de Europa por la clase de nieve, la preparación de las pistas, y la predispocición de la gente para ayudar a que los equipos de esquí tengan un buen lugar para entrenar”, afirmó.

Para un esquiador en Argentina, pero también en muchos lugares del mundo, dedicarse a esta deporte no es fácil.

“No es un deporte muy conocido, menos en las grandes cuidades donde ni siquiera hay nieve, entonces tal vez el apoyo es menor porque la gente no conoce lo que hacemos, conseguir patrocinadores fue siempre muy difícil”, explicó.

“Es un deporte demasiado caro, los materiales que necesitamos más los costos de los viajes se hacen muy dificiles sin apoyo. Gracias a mis papás y a mis abuelos cuando entré en juveniles pude comenzar ya que ellos eran los que me pagaban todo siempre”, añadió.

“Hace tres años que tuvimos la suerte de que se creara el Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y gracias a eso y al trabajo de la Federacion Argentina de Esqui hoy puedo seguir esquiando, tenemos becas deportivas y eso nos ayuda muchísimo a seguir”, afirmó.

Salomé Báncora, como muchos argentinos, trata de hacerse un hueco en un mundo del esquí, dominado por europeos y norteamericanos.

“Me ha pasado muchas veces que en ciertos lugares de Europa, las corredoras ni siquiera sabían dónde queda Argentina, piensan que no tenemos montañas, nieve, y que nuestro nivel es muy precario. Más de una vez se sorpendieron de que un argentino quede en el podio”, afirmó.

Salomé Báncora nació en Alejandro Korn, donde vivió hasta los seis años, cuando sus padres decidieron mudarse a Bariloche.

“Comencé a esquiar de muy pequeña en el Club Andino Bariloche y a los 9 años empecé a hacer doble temporada y a viajar por el mundo sola”, señaló.

“Mis papás son comerciantes, ningunos de los dos esquía, aunque mi papá lo intenta a veces cuando tengo competencia en Bariloche pero le cuesta bastante, tengo dos hermanos más chicos, que esquían, pero ninguno de los dos compite”, señala esta estudiante de educación física (AFP).

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.