Es el valor de las entradas generales para un partido de Primera División. Las damas y los jubilados pasan $80 por partido.

Llegar a fin de mes, un problema que también preocupa al fútbol

El principal desafío para los clubes que participan en la Liga Deportiva Confluencia no es ganar torneos sino mantener su economía estable para contener a cientos de chicos.

04 dic 2018 - 00:00

La Liga Deportiva Confluencia es uno de los torneos con más historia del fútbol zonal. Desde 1975 en adelante, cuando la Liga Rionegrina y la Liga Confluencia se fusionaron, sus torneos se convirtieron en grandes atracciones con canchas llenas y un gran nivel futbolístico.

Pero con el tiempo y las apariciones de los torneos nacionales, la Liga local fue perdiendo terreno y poder. Hoy, 43 años después de su fundación, la “Conflu” se encuentra estancada y las instituciones que forman parte de ella lo sienten de manera directa.

Salvo casos aislados, la gran mayoría de las 20 instituciones que participan en el certamen tiene que arreglárselas para conseguir el dinero que les permita sobrevivir.

Los excesivos costos, los problemas económicos a nivel país y la falta de apoyo, tanto estatal como de privados, generaron en los clubes de la zona una situación preocupante, ya que a todos les cuesta llegar a fin de meses con las cuentas saldadas.

“La gran mayoría de los clubes, por no decir todos, más que una función deportiva cumplimos un rol social en nuestras ciudades. Buscamos evitar que los chicos estén la calle y que puedan encontrar un refugio en el deporte. Es por eso que no cobramos una cuota social, sino no tendríamos chicos en las formativas”, aseveró Facundo Fuentes, presidente de Obrero Dique. Su frase fue repetida por el resto de los dirigentes entrevistados.

La falta de ingresos por cuota social suele generar desequilibrios en los balances. Es por ello que se las rebuscan para conseguir la plata para afrontar las deudas generadas por jugar un torneo que le exige presentarse en todas las categorías.

Llegar a fin de mes, un problema que también preocupa al fútbol
Los pibes de Maracacinho disfrutan del refrigerio tras un partido.

“La manera más genuina de solventar los costos es con las entradas que paga la gente cuando va a la cancha. Lamentablemente, por lo general, el hincha no acompaña tanto y es ahí cuando tenemos que salir a vender empanadas o pollos”, confesó Rolando Sandoval, de Maracacinho de Cinco Saltos.

Además, para generar ingresos muchos clubes recurren a los tradicionales: bailes o peñas, al bingo familiar y las rifas.

Otra de las opciones a las que se aferran los clubes son los sponsors. Aunque ante la situación del país son pocos los privados que dan una mano, por lo que las fuentes de ingresos se ven acotadas.

Según lo expresado por los dirigentes de los clubes, el costo de jugar la Confluencia es de unos $132.000 por mes, aproximadamente (ver detalle).

A esos números hay que sumarle el resto de inversión necesaria en infraestructura. Es en estos casos donde los gobiernos dan una mano, con subsidios que les permite afrontar gastos extraordinarios.

Al ser una competición amateur, la gran mayoría de los jugadores no cobran un salario.

“El rol social de los clubes también está atado a los jugadores de Primera. Nosotros tratamos de conseguirles trabajo, esa es nuestra meta”, dijó Tania Lastra, presidenta de Argentinos del Norte.

Gustavo Pasín, mandamás de Círculo Italiano, contó que el club ayuda con clases de apoyo gratuitas para aquellos chicos de las inferiores a los que les va mal en la escuela.

La complicada situación económica a nivel nacional y la falta de acompañamiento de la gente es un combo explosivo para muchos clubes de la región.

A pesar de los incesantes problemas, los dirigentes continúan incentivando al fútbol zonal, a veces poniendo plata de su bolsillo. Los sacrificios son muchos, pero el amor al deporte y la idea de crecer como sociedad los une a todos. De alguna manera se las ingenian para llegar a fin de mes.

Llegar a fin de mes, un problema que también preocupa al fútbol
En inferiores, los chicos juegan aunque no puedan pagar la cuota.
“Le alquilamos la cancha a un torneo comercial que nos representa un 60% del presupuesto del fútbol, pero aún así es muy difícil”.
Explicó Alfredo Toscana, uno de los dirigentes de Unión de Allen.
Image
Números
8
Son las categorías que forman parte de cada club. Seis de inferiores, la Tercera y la Primera.
$ 7.000
Es el valor aproximado que cuesta, por partido, el alquiler de una cancha para aquellos equipos que no cuentan con un estadio propio.
El dato
250
Aproximadamente, es la cantidad de jugadores, de formativas y primera, que forman parte de cada club.
Image
Llegar a fin de mes, un problema que también preocupa al fútbol
*Los valores reflejados son precios aproximados según lo expuesto por dirigentes de distintos clubes.
Además de los gastos habituales, la gran mayoría de los clubes se encargan de brindarle un refrigerio para que los chicos disfruten después de cada juego.
La ayuda del Estado para los clubes se hace presente cuando necesitan erogaciones grandes, especialmente para mejoras en la infraestructura.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.