No pudo ni con el último

Cipolletti continúa con su racha negativa.

Volvió a jugar mal y perdió 2-0 frente a Santamarina.

Son los puntos que sacó Cipolletti

sobre los últimos

18 que disputó.

08 dic 2010 - 00:00

Cipolletti (22) sigue sin poder encontrar juego ni resultados. Anoche cayó 2-0 frente a Santamarina en Tandil (16) que venía último en la tabla.

La caída del albinegro profundizó el flojísimo presente del equipo de Marcelo Yorno, que ahora acumula seis partidos sin conocer la victoria y en los cuales apenas sumó cuatro puntos sobre los 18 que disputó.

A pesar de la derrota su posición en la zona de clasificación no corre riesgos en esta fecha que se completará hoy (ver aparte), aunque el futuro es preocupante.

Es que la actuación del equipo fue pobre, tuvo pocas respuestas, volvió a regalar el primer tiempo y lo pagó muy caro.

El local arrancó más ambicioso, y tuvo dos claras en los primeros cinco. Cipo respondió con un cabezazo defectuoso de Ezequiel Petti casi desde adentro del área chica.

Santamarina tenía el dominio de la pelota y abrió el marcador a los 12 con un golazo del lateral Gerardo Kruger que sacó un zurdazo de larga distancia (ayudado por el viento) que se le clavó en el ángulo a Alan Yorno.

El hijo del entrenador fue titular porque Raúl Ruiz estaba con fiebre.

El albinegro perdió la mitad de la cancha y los de Tandil supieron aprovechar los espacios aunque fueron precisos para liquidarlo.

Recién sobre los 30 reaccionó el albinegro con un remate de Manuel Berra que rebotó y se fue al córner.

A partir de ahí inició una tibia remontada en el juego cipoleño, aunque coincidió con un momento de sufrimiento. Tuvo que aparecer Yorno para evitar un par de veces el segundo del local.

En los últimos cinco, Cipolletti tuvo un par. Primero con Mario Ávila que probó desde afuera y después con un centro de Berra que conectó el propio cordobés pero lo tapó justo el arquero. El rebote le quedó a Bruno Weisser que fue trabado por un defensor.

Para el complemento, el DT albinegro mandó a la cancha al chico Maxi Raffú para reforzar la mitad de la cancha y quedó con tres atrás.

En el complemento Cipo tuvo más actitud y enseguida mejoró con la pelota y las situaciones. Chironi probó desde afuera y se fue apenas arriba y en la jugada siguiente Petti se lo volvió a perder de cabeza.

Pero de a poco Santamarina se empezó a acomodar y el arquero cipoleño se lo simplificó al cometer una seguidilla de errores que terminaron en un penal que le cobró el árbitro a Berra porque tocó la pelota con el brazo. Brittes puso el 2-0.

No era la noche de Cipolletti y se terminó de confirmar sobre la media hora cuando el arquero Diego Fernández le atajó un penal a Weisser (se lo habían cometido al “Negro” Muñoz) y también el rebote.

Lo que quedó estuvo de más porque el albinegro ya no tuvo cómo inquietar al arquero local.

Las bajas y las pruebas le jugaron en contra a un equipo que tiene por delante un futuro complicado si no mejora.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.