Copa Argentina: Boca y un sufrimiento tucumano

Boca recién sobre el final hizo valer su jerarquía y pudo vencer 2-0 a San Martín (T). Ahora en octavos lo espera Gimnasia.

08 sep 2018 - 00:01

Boca no tuvo su mejor noche y si está en la siguiente ronda de la Copa Argentina, es sólo por la jerarquía de sus jugadores y las atajadas del arquero Esteban Andrada, que mantuvo al Xeneize en partido cuando San Martín de Tucumán era dueño del juego.

Recien sobre el final, Boca pudo marcar dos goles y avanzar a los octavos de final, donde lo espera Gimnasia de La Plata. El Xeneize la pasó mal durante gran parte del juego. El primer capítulo fue todo de los tucumanos, que avisaron de entrada en un mano a mano que Fabián Espíndola desaprovechó ante el achique salvador de Andrada.

El peligro para el arco de Boca no cesó y minutos después, a través a un fuerte remate de Claudio Bieler que dio en el palo, el Xeneize se volvía a salvar.

Los de la Ribera no lograban generar juego asociado, pero una jugada aislada de Darío Benedetto pudo haber abierto el marcador para Boca, pero el travesaño y el arquero Ignacio Arce lo evitaron.

En toda la etapa inicial, Boca fue desbordado por el conjunto del Yagui Forestello, y lo que suponía un trámite para el equipo de Guillermo Barros Schelotto se fue transformando en un problema sin solución.

El segundo tiempo comenzó como terminó el primero, con los tucumanos generando peligro nuevamente en el arco de Boca y transformando a Andrada en la figura.

De todas maneras y cuando parecía que el partido se encaminaba hacia los penales, ya que San Martín no acertaba y Boca no generaba, la jerarquía individual de los jugadores auriazules salió al rescate.

Un remate del colombiano Edwin Cardona, que se desvió en un defensor y descolocó al arquero Ignacio Arce, se transformó en el 1-0 para Boca. A partir de ahí, el actual bicampeón del fútbol argentino se soltó y San Martín no pudo salir del shock.

Fue en uno de esos avances en los que el ingresado Cristian Espinoza fue derribado en el área rival y el árbitro Silvio Trucco cobró penal para Boca, que Ramón Ábila (había ingresado por Benedetto) convirtió el gol para el 2-0 final.

“El mérito es de San Martín que planteó el técnico muy bien el partido. Más que superados por el juego, fue por la presión: lo sostenían en el campo nuestro y no podíamos crear situaciones en el juego”, fue el reconocimiento final del Mellizo hacia su colega Forestello.

Así, el Xeneize logró la sufrida clasificación a octavos de final en el certamen, instancia en la que se cruzará con Gimnasia, que viene de eliminar a Olimpo.

Por el mismo lado del cuadro, si el Xeneize logra seguir avanzando podría toparse con Independiente, que el lunes juega ante Brown de Adrogué. El ganador entre ellos deberá enfrentarse en octavos ante Central Córdoba de Santiago del Estero, que viene de eliminar a Vélez y a Tigre.

Soluciones
desde el banco
El ingreso de Carlos Tevez fue decisivo para Boca. El Apache se mostró siempre, se juntó con Cardona y fue clave para la generación de juego en el ST.
Apenas jugó 20 minutos, pero con el ingreso de Cristian Espinoza Boca tuvo otra movilidad arriba. A él le hicieron el penal sobre el final del partido.
No jugó mucho (10’), pero en lo poco que estuvo en campo se evidenció lo bien que se entienden Wanchope Ábila y Tevez. El delantero, de penal, anotó el 2-0.
“Los partidos de Copa Argentina son duros, porque son 90 minutos y no tenés revancha, se hacen muy difíciles de jugar”,
dijo Guillermo Barros Schelotto antes de abandonar Formosa.
Redacción central

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.