Depuración de candidatos K: caen Urribarri y Bossio

Scioli y Randazzo, los más firmes a nivel nacional. Domínguez y Aníbal, en provincia de Buenos Aires. El gobernador de Entre Ríos y el titular de la Anses interpretaron “claramente” el mensaje de CFK, quien planteó la necesidad de depurar la nómina de precandidatos del FpV.



1
#

Urribarri estaba anotado para intentar llegar a la Rosada.

2
#

Bossio pujaba por la gobernación bonaerense.

Tras el “reto” de CFK

BUENOS AIRES (ABA).- En el reino Urribarri son muchos los llamados, pero pocos los elegidos. Con humor, y sin hacerse mucho drama -a pesar de lo mucho que está en juego-, en la conducción del Partido Justicialista observan con satisfacción la lenta depuración de candidaturas para las responsabilidades de máxima envergadura. En el caso de los preparativos para las PASO presidenciales del FpV, ayer “se dio un baño de humildad” y se bajó uno de la línea dura de los K, el entrerriano Sergio Urribarri. Lo hizo como un aporte “al triunfo electoral” del proyecto iniciado por Néstor Kirchner en 2003 y con agradecimientos a CFK y la militancia.

Dejó en carrera al mejor posicionado en las encuestas, el mandatario de la provincia más grande del país, Daniel Scioli, y al que lo sigue a una distancia considerable, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo. Tampoco apagó las tenues esperanzas del titular de Defensa, Agustín Rossi y del excanciller Jorge Taiana, perteneciente al Movimiento Evita.

En el distrito bonaerense, donde el desorden es aún mayor, el que hizo un gesto de humildad fue Diego Bossio, de la Anses, al declinar su postulación “como un gesto hacia usted y todo el peronismo”, sin dejar de ponerse él y su equipo “a disposición de los compañeros” que luchen por la sucesión de Scioli. El paso al costado conlleva la presunción del desistimiento del secretario de Seguridad, Sergio Berni, con el que funcionaba en tándem.

En el distrito clave los que se proyectan con más fuerza son el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, un mimado del papa Francisco, que se hace secundar por Patricio Mussi, jefe comunal de Berazategui que cuenta con el acompañamiento de La Cámpora.

La semana pasada, además, hizo su pujante irrupción el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, con mensajes conciliatorios hacia dirigentes resistidos por el kirchnerismo de paladar negro: el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, es uno de ellos. Además, Aníbal vio como algo natural y celebró el alejamiento del diputado Darío Giustozzi del massismo.

Otro precandidato que por ahora mantiene sus pretensiones es el intendente de la populosa La Matanza, Fernando Espinoza (pegado a Scioli).

Menos chances tiene Fernando “Chino” Navarro, aunque en un reciente reportaje a Infobae insistió en estar dispuesto a dar una lucha democrática de propuestas dentro del espacio gobernante. Otros que están con un pie en el estribo son el vice Gabriel Mariotto, la ministra Cristina Álvarez Rodríguez, Santiago Montoya, del grupo Banco Provincia, y el viceministro de Desarrollo Social, Carlos Castagnetto.

“Río Negro” pudo saber, al mismo tiempo, que hay un nombre que ronda pero no termina de oficializarse, el de Martín Sabbatella, el titular de la Afsca. El exintendente de Morón ya intentó suerte en 2011, pero perdió 55 a 5 frente a Scioli.


Comentarios


Depuración de candidatos K: caen Urribarri y Bossio