Derechos Humanos cuestionó la campaña



#

Miguel Gambera

CIPOLLETTI (AC).- Organismos de Derechos Humanos manifestaron su descontento con el controvertido plan del intendente cipoleño, Alberto Weretilneck, quien ya comenzó a juntar firmas para que una supuesta banda de delincuentes sea apresada por la Justicia. Desde que el funcionario anunció la implementación de una suerte de campaña focalizada se escucharon voces a favor y en contra. Ayer, desde la Corriente de Militantes por los Derechos Humanos, manifestaron su desacuerdo. “Es un mensaje con contenido autoritario no contemplado en ninguna legislación; para eso está el Código Penal. La Justicia impondrá las penas que corresponde”, se quejó el dirigente Carlos Segovia. “Es interferir en la acción del Poder Judicial, condicionar a los jueces. Esto de poner listas para que los vecinos firmen me parece que no tienen nada que ver con un Estado de derecho y con las formas democráticas de coexistencia pacifica”, opinó el dirigente. El legislador provincial del Bloque Encuentro Frente Grande, Luis Bardeggia, dijo por su parte que “no le parecía mal” y que “es una iniciativa que intenta materializar lo que no hace la justicia”. Lucas Pica, concejal de la Concertación, objetó que “más que juntar firmas hay que trabajar para optimizar los servicios de justicia”. Weretilneck busca apoyo para que la justicia actué contra ocho personas que están procesadas por distintos delitos. Al conocerse la medida, impulsada con familiares de un joven asesinado en 2008, funcionarios judiciales se abstuvieron de opinar pero dejaron entrever su desagrado.

Comenzó la polémica junta de firmas en Cipolletti.


Comentarios


Derechos Humanos cuestionó la campaña