Derivan 4% de pacientes mentales al sector privado

La mayoría va a institutos de Roca y Cipolletti. Hay resistencia a la instalación de ese tipo de centros.



#

En el 2006, unos 40 pacientes fueron atendidos en establecimientos no públicos.

VIEDMA (AV)- Un cuatro por ciento de los pacientes de salud mental que pasaron por un hospital público rionegrino fueron derivados al sector privado. Algunos casos son atendidos fuera de la provincia, porque según se admitió, el Ministerio de Salud no cuenta con la infraestructura suficiente de contención.

Sobre 1.000 internaciones durante 2006, 40 pacientes cuentan con un tratamiento de asistencia psicológica en este tipo de instituciones. La mayoría tuvo problemas de adicciones y fue aceptada en Valle Sereno de General Roca. Luego se distribuyen entre San Agustín de Cipolletti y unos pocos en clínicas especializadas de capital federal y del conurbano bonaerense. El costo por paciente para la provincia tiene un piso de 1.500 pesos mensuales.

El coordinador provincial del área, Pedro Schiappa Pietra reconoció que no hay explicaciones claras sobre el motivo por el cual la provincia no puso en plena vigencia la Ley 2.440.

La referencia estuvo vinculada ante una inquietud de este medio acerca del artículo 12. Ese punto establece que para las personas con sufrimiento mental y sujetas a la jurisdicción judicial, se prevé la creación de pequeños espacios por jurisdicción para la internación completa.

El funcionario calificó de "inexplicable" la situación y por lo tanto "asumimos la responsabilidad del atraso" aunque dijo que el sector está trabajando para que en el mediano plazo haya lugares específicos en esta ciudad, Cipolletti y Bariloche. Precisó que estos términos deben tomarse como "de aquí a fin de año" incluso la construcción de un centro de atención en General Roca.

 

Resistencia

 

Reconoció que en el caso de Viedma ya hubo intentos que fueron resistidos dos veces por la comunidad, que se opuso a la instalación de este tipo de lugares en zona de vecindario.

En cuanto a Cipolletti se utilizaría el viejo hospital, mientras que en Bariloche se busca alquilar una vivienda.

Por otra parte, aclaró que las casas de alojamiento y la situación de pacientes con características especiales con condenas pertenecen a la órbita del Poder Judicial, aunque el Poder Ejecutivo -desde Salud- debe garantizar los sitios de atención.

En ese sentido, describió la filosofía del proyecto rionegrino de salud mental sosteniendo que "no es conveniente la atención de pacientes en chacras o bien la meseta de Somuncura, porque de esa manera no estaríamos logrando la verdadera inserción en la comunidad que necesitan los pacientes".

Schiappa Pietra defendió los principios generales de la norma ante lo que consideró que públicamente se están difundiendo ciertas distorsiones. Apuntó que el artículo primero prohíbe la habilitación y funcionamiento de manicomios o neuropsiquiátricos, públicos o privados, siempre que "no se adecue a los principios individualizados" de la norma.

También recordó que en ese tramo del principio general de la norma se señala que "la internación se concibe como último recurso terapéutico y luego del agotamiento de todas las formas y posibilidades terapéuticas previos", mientras que en caso de ser imprescindible la internación se procederá con la más pronta recuperación y resocialización de la persona".

Salud Mental no tiene un cálculo de lo que se gasta en psicofármacos, pero advirtió que en los hospitales se usa más este tipo de prescripciones en otros servicios que en pacientes del sector.


Comentarios


Derivan 4% de pacientes mentales al sector privado