Desactivan bombas contra periodistas

La policía española actuó a tiempo y evitó un nuevo atentado terrorista.



Madrid.- La policía española desactivó ayer dos paquetes bomba en Madrid, uno dirigido al periodista del diario “La Razón” Alfredo Semprún y otro a Antonio San José, de la revista Interviú.

El primero de los explosivos, alojado en un libro, fue desactivado en el edificio de Correos de la estación ferroviaria de Chamartín, en Madrid, tras ser interceptado por los funcionarios.

Agentes del Cuerpo Especial de Desactivación de Explosivos detonaron de forma controlada fuera del edificio el paquete bomba, que llevaba como remite las siglas de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales.

Poco después desactivaron otro paquete, también interceptado por los servicios de Correos de Chamartín y dirigido contra Antonio San José, de la revista Interviú.

En este caso el paquete llevaba como remitente la Asociación de la Prensa de Madrid.

Estos explosivos se suman a los interceptados el sábado por los servicios de Correos de Chamartín, uno dirigido al periodista Agustín Yanel, del diario “El Mundo”, y otro, a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

Fuentes oficiales señalaron que los explosivos de ayer tienen las mismas características que los localizados el sábado, de unos 50 gramos de cloratita, y agregaron que todo indica que fueron enviados por el mismo grupo, un supuesto colectivo de apoyo a los presos FIES (Fichero de presos de Especial Seguimiento).

Varios paquetes sospechosos, la mayoría con explosivos, han sido remitidos en los últimos meses a periodistas de los diarios “La Razón, -en el caso de Semprún es el segundo paquete que dirigen en su contra-, “ABC” y “El Mundo”.

En noviembre Stephanie Maurette Díaz y Eduardo García fueron detenidos acusados del envío de paquetes bomba a periodistas españoles.

Fuentes de la investigación informaron ayer que la Policía también relaciona a Maurette, en libertad provisional, y García, inicialmente puesto en libertad para luego ingresar en prisión al comprobarse que la pólvora hallada en su casa se utilizó en varios de los paquetes bomba, con la remisión durante el pasado año de artefactos explosivos a diplomáticos italianos en España.

En concreto, con los envíos de explosivos a los consulados de Italia en Barcelona, Zaragoza y Burgos en junio del año pasado.

La Audiencia Nacional española investiga a ambos por los hechos ocurridos en esa fecha, cuando la Policía desactivó varios paquetes que, en el caso del remitido al consulado de Italia en Barcelona, contenía doscientos gramos de explosivos, metralla compuesta por muelles y pinzas de tender la ropa, así como un detonador.

(EFE y Télam SNI)


Comentarios


Desactivan bombas contra periodistas