Desaparecen los chimpancés

La población de simios se redujo el 90 por ciento. Se los define como críticamente amenazados.



Dieciocho años atrás, en Costa de Marfil, los investigadores habían encontrado 234 nidos de chimpancés. Ahora, casi no había rastros: la población se había reducido en un 90 por ciento.

Los investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania), que publican su estudio en la revista ´Current Biology´, el fuerte aumento poblacional es probablemente la causa de esta desaparición de los chimpancés.

La población humana en Costa de Marfil aumentó casi en un 50 por ciento en estos últimos 18 años.

“Dado que la mayoría de las amenazas que se ciernen sobre las poblaciones de chimpancés se derivan de actividades humanas como la caza y la deforestación, esto contribuyó al dramático declive en las poblaciones de chimpancés. Además, la situación empeoró con el comienzo de la guerra civil en 2002, desde que cesó la vigilancia en las áreas protegidas”, explica Christophe Boesch, coautor del trabajo.

Según explicó el investigador principal, Geneviève Campbell, Costa de Marfil se consideraba uno de los pocos baluartes de los chimpancés del África Occidental y este declive sugiere que debería considerarse definir con el estatus de críticamente amenazados a estos animales.

“Fue triste encontrar sólo un nido”, dice esta investigadora del Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva. “Pero ese nido estaba en una zona que, precisamente, acababa de ser reconvertida en suelo agrícola”.

Los chimpancés de Costa de Marfil eran, en las últimas décadas, la mayor población de esta subespecie de África Occidental. Ahora, los últimos refugios desaparecieron o están en peligro.

La situación de ejemplares en otras partes del continente africano es tan grave que la población de Costa de Marfil continuó siendo la más importante aun después de quedar diezmada en dos décadas.

Los individuos que sobreviven están muy fragmentados y sólo hay actualmente una población viable: la que se encuentra en el Parque Nacional de Tai.

Pese a ello, ésta está amenazada por la caza furtiva, según Christophe Boesch, del citado Instituto alemán, y tiene los días contados: la financiación para la conservación del parque vence en 2010.

Pero incluso en los Parques Nacionales como el de Marahoué, la guerra civil ha suspendido los sistemas de vigilancia -que se basan en financiación externa-.

Para Boesch, la clave está en la financiación. “Las poblaciones de chimpancés salvajes que viven en áreas protegidas y con una política continuada de conservación pueden sobrevivir incluso en contextos de rápido crecimiento demográfico humano y conflictos armados”, opina el científico.

“Tenemos que hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que invierta en actividades de conservación en parques nacionales como éstos”, añadió el investigador.

(Agencias)


Comentarios


Desaparecen los chimpancés