Desborde cloacal trajo problemas en el Lavalle



#

VIEDMA (AV)- En segundos un inaguantable olor nauseabundo se apoderó del ambiente. Fue empeorando a medida que empezó a correr por la calle 13 el líquido que a borbotones salía de una boca cloacal, ubicada en la intersección con la 20. Como todos los sábados, varios vecinos del Lavalle participaban de la feria, en la que ofrecen desde esmaltes para uñas hasta verduras. Con ello, muchas mujeres solas con criaturas suman algunos pesos para llevar a casa. Pequeños e improvisados toldos sirven de reparo para el intenso sol como el de ayer. Con o sin protección allí están, en la vereda de la 13 y la 20 que ayer aullentó a posibles compradores con el agua servida que se escurría por la calle y el insoportable olor que garantizaba extenderse sin solución. Un verdadero foco infeccioso del que hasta los perros huían. Una situación lamentablemente no nueva para los vecinos que se manifestaron cansados de reclamar. Según se supo lo de ayer habría sido provocado por un comerciante del lugar, quien habría sufrido el ingreso del líquido cloacal en el negocio y la única forma de solucionarlo fue levantar la tapa de hierro de la boca callejera y que el agua servida brotara desde allí hacia la calle, evitando que su casa se inundara. Al parecer el crecimiento poblacional de los barrios Lavalle y Mi Bandera, uno de los más densamente poblados de Viedma, no ha sido debidamente controlado ni acompañado con la infraestructura de los servicios como requiere un aumento poblacional. El escurrimiento de aguas servidas que ayer se podía observar inundaba rápidamente los cordones cunetas significa un serio riesgo para la comunidad, teniendo en cuenta el foco infeccioso que genera. Indignados los vecinos del lugar manifestaron la necesidad de una mayor consideración de quienes corresponden estas soluciones.

El líquido maloliente se escurrió por varias calles del barrio viedmense.

Marcelo Ochoa


Comentarios


Desborde cloacal trajo problemas en el Lavalle