Descargo por los autos diplomáticos



Pablo Rodríguez, el gestor sospechado de haber intervenido en la supuesta banda que habría operado desde la Cancillería para hacer negocios con autos diplomáticos, se negó ayer a declarar ante la Justicia, pero presentó un descargo en el que desmintió las acusaciones.

Según indicaron fuentes judiciales, Rodríguez llegó para escuchar las imputaciones que figuran en el expediente y se negó a contestar las preguntas del fiscal y del juez federal Oyarbide.

Pero la defensa prometió que pedirá declarar en los próximos días y dejó un escrito donde constaban tres puntos claves para rechazar las acusaciones que leyó en los diarios que se le achacaban, añadieron las fuentes.

Los voceros precisaron que allí Rodríguez aseguró que era el principal responsable de los autos en las embajadas de Rusia, Bielorrusia y Cuba, y no sólo de su compra o venta; advirtió que ninguno de los trámites que hizo los efectuó por decisión propia sino por “expresa orden” de las sedes diplomáticas para las que trabajaba, y desmintió que fuera pariente de las empleadas del ex director de Franquicias Jorge Matas. El único de los imputados que no pertenecía a la Cancillería habría intervenido en al menos siete de los 93 trámites supuestamente irregulares que detectó la auditoría que realizó la Cancillería sobre las franquicias entre 2004 y 2007, según los registros que constan en la causa. (DyN)


Comentarios


Descargo por los autos diplomáticos