Descolorido y sin rumbo

Reprobación generalizada de la parcialidad para el equipo, que fue vencido por el mismo rival con el que disputaría la plaza extra para la Libertadores 2017.



#

El Decano dio el gran golpe y superó a Independiente a domicilio.(Foto: fbaires )

Fútbol de AFA

Un Independiente de muy pobre rendimiento fue claramente superado anoche por Atlético Tucumán que le ganó 2-0 en el Estadio Libertadores de América. El equipo de Gabriel Milito se fue silbado de Avellaneda, ya que en ningún momento del partido el Rojo demostró solidez y buen juego.

Al minuto nomás, Atlético durmió literalmente a Independiente ya que tras un pelotazo preciso de Leandro González para Zampedri, el atacante le ganó la espalda a Nicolás Tagliafico, quien se demoró en salir, y con todo el tiempo del mundo definió mano a mano ante el uruguayo Martín Campaña.

Al conjunto de Gabriel Milito se lo vio desatento en defensa, impreciso en la generación de juego y estático en la ofensiva, mientras que su adversario estuvo bien ordenado y complicó una y otra vez con envíos largos.

Independiente intentaba generar chances, pero tan sólo consiguió acercarse a su objetivo a los 34, tras un tiro libre en forma de centro de Emiliano Rigoni desde la izquierda que Tagliafico cabeceó de pique al suelo, pero su intento se fue apenas alto.

El trámite terminó de complicarse para el Rojo a los 42’, cuando Toledo se fue expulsado.

Para la segunda parte, Milito se jugó con dos cambios ofensivos, con los ingresos de Germán Denis y Ezequiel Barco, y prácticamente planteó un partido para empatar o morir en el intento.

Pero no era la noche del Rojo. A los 8’ Luis Rodríguez buscó el segundo poste para la llegada de Leandro González, quien aumentó la diferencia.

A pesar del 2-0, Independiente siguió buscando y, a los 10 Diego Vera cabeceó y el balón pegó en el travesaño. A partir de entonces, fue un festival de contraataques de Atlético, que elaboraba jugadas colectivas frente a un adversario entregado.

Durante todo el primer tiempo, la barrabrava se expresó contra los jugadores y la cabecera de enfrente contestaba con cantos de aliento en forma automática.

Pero en la medida que pasaron los minutos la disconformidad fue generalizada y el equipo se fue sonoramente reprobado.


Comentarios


Descolorido y sin rumbo