Desde ahora, el "Súper Bowl" tiene sello argentino

Gramática ganó el primer título con Tampa Bay. Anotó 12 puntos en el claro triunfo sobre los Raiders.

Unas 70.000 personas en el estadio y 800 millones por tevé vieron a Tampa ganar el primer título en 37 ediciones de la NFL de los "Bucaneros".
El domingo 26 de enero de 2003 no será uno más para Martín Gramática, el argentino que ganó el espectacular "Súper Bowl", que no es ni más ni menos que la finalísima del fútbol americano.

El argentino aportó doce puntos en el triunfo de su equipo, Tampa Bay Buccaneers, frente a Oakland Raiders por 48-21 en el encuentro disputado en el Qualcomm Stadium de San Diego.

Gramática, el primer argentino en llegar al evento deportivo más destacado que se juega en los Estados Unidos y es seguido por televisión por unas 800 millones de personas, convirtió dos penales y seis puntos extras en el primer "Súper Bowl" ganado por Tampa en su historia, tras jugarse la 37ª edición del torneo de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano).

Oakland tenía el mejor registro ofensivo de la liga, pero antenoche chocó con la mejor defensa, la de los Buccaneers, y fue vencido con claridad a pesar de llegar al partido 3-1 en las apuestas.

El primer cuarto fue dominado por ambas defensas y terminó empatado en tres puntos con un penal por cada equipo: el polaco Sebastian Janikovski abrió el marcador para Oakland, mientras que Gramática empató cuando faltaban 7m 54s con un tiro desde 31 yardas.

El segundo período fue una "pesadilla" para Oakland, con un parcial de 0-17, el mariscal de campo Rich Gannon, el mejor jugador de la liga, golpeado por todos los flancos y una temible ofensiva en tres primeros cuartos para el olvido.

Gramática volvió a aportar un penal (esta vez desde 43 yardas) y dos puntos extras, tras dos touchdowns de Mike Alstott y Keenan McCardell.

La defensa de Tampa Bay no dejó jugar a Oakland en la primera mitad y se llevó un parcial de 20-3 a favor ante el silencio de la mayoría de los espectadores que llenaron el Qualcomm Stadium.

Después de dar una lección de como correr y conseguir yardas con paciencia (más de 80 en siete minutos), Tampa Bay consiguió otro touchdown, nuevamente por parte de McCardell, y Gramática anotó su noveno punto, cuando faltaban 5m 33s en el tercer cuarto y el marcador mostraba un sorpresivo 27 a 3.

Un minuto después, Dwight Smith interceptó una pelota y anotó el cuarto touchdown del equipo ganador, mientras que Gramática siguió siendo perfecto desde la línea de punto extra.

Oakland descontó sobre el final del período con un touchdown de Jerry Porter, pero todavía estaba 9-34 en el marcador.

Cuando empezaba el último período, Oakland logró interferir la patada de despeje de Tom Tupa y Eric Johnson anotó otros seis puntos, para quedar abajo 15-34.

Luego de "quemar" varios minutos en el ataque, Gramática tuvo la chance de sumar otra vez de a tres, pero nuevamente Tom Tupa cometió un grave error (se le escapó la pelota cuando tenía que apoyarla para la patada del argentino).

Sin embargo, Martín fue inteligente y protegió la pelota cuatro yardas más atrás, impidiendo un contraataque del rival.

Jerry Rice anotó su vigesimosegundo touchdown en postemporada (récord en la NFL) cuando faltaban 6 minutos y Oakland se acercó 21-34, luego de un parcial de 18 a 0.

El partido se definió cuando Gannon volvió a equivocarse, Derrick Brooks interceptó su pase frontal y concretó el quinto touchdown de los Buccaneers, mientras que Gramática consiguió su undécimo punto para sellar el 41 a 21.

Faltando sólo dos segundos, Dwigh Smith volvió a interceptar un pase de Gannon, anotó el 47 a 21 y Gramática aportó el último punto de la final. (Télam)

"Es el sueño de toda la vida"

"Estoy deseando ir a México y a Buenos Aires. Es para ellos (los argentinos) que sufren muchísimo y Dios quiera que pueda cambiar eso. Espero que les haya dado una alegría", expresó emocionado Martín Gramática luego de ganar el primer "Súper Bowl" personal y de la historia de Tampa Bay.

"Es el sueño de toda la vida. Es para todos los boludos que no confiaban en nosotros y para quienes no creían y decían que no podíamos ganar en Philadelphia (ante los Eagles, en la final de su Conferencia)", continuó.

Gramática es el primer sudamericano que gana la final de la NFL. El primer latinoamericano fue el mexicano Efrén Herrera, quien en 1978 logró el anillo del "Súper Bowl XII" con los Cowboys de Dallas, que vencieron 27-10 a Denver. "Es un honor ser el primer argentino en ganar "Súper Bowl", pero creo que he representado a todos los sudamericanos", insistió Gramática, quien en enero del 2001 firmó un contrato por siete años y 14,5 millones de dólares con los Buccaneers.


Comentarios


Desde ahora, el «Súper Bowl» tiene sello argentino