Desde CREA recomiendan copiar modelo uruguayo

La idea es colocar cortes caros en laUE y abaratar el valor interno de la carne.




ganadería

El presidente de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), Juan Balbín, afirmó que el gobierno debe acelerar la apertura de los mercados externos de carne vacuna y establecer “mecanismos” que permitan evitar un futuro ciclo de liquidación bovina, que afectaría nuevamente el precio de reposición de la hacienda y el valor en las góndolas.

Balbín aseguró que la Argentina “debería copiar el modelo uruguayo” de exportación de carnes a partir de “aprovechar la oportunidad de colocar cortes caros” en Europa y “abaratar” el valor interno con la promoción de “cortes apreciados como el vacío o el asado”.

El directivo de CREA justificó por ello la oportunidad que abre “la mayor oferta de carne que reportaría un novillo más pesado” para “abastecer al mercado interno y también la cuota Hilton”.

“Tenemos que aspirar a exportar un millón de toneladas anuales y no es ningún disparate, cuando hoy estamos en unas 250.000 toneladas. Es decir, hablamos de 5.000 ó 6.000 millones de dólares de mercado de exportación de carne bovina”, explicó.

Según Balbín, esta política podría cumplirse al tiempo que se mantiene la actual faena anual “de 12 millones de cabezas” que requiere el mercado interno.

Más allá de estos números, el dirigente de CREA explicó que paralelamente “hay que generar valor agregado” en el segmento cárnico a partir de las oportunidades que propone “la marca registrada” que tiene la carne vacuna argentina en el mundo.

Para esto, indicó que para la producción ganadera “hay que generar mecanismos para que esta recuperación que exhibe hoy la actividad no vuelva a una nueva liquidación y se destruyan los precios de producción al tiempo que aumenta el valor que paga el consumidor”.

“También hay que abrir los mercados y volver a volcar oferta y ser referente de la exportación de carne”, dijo.

Consultado acerca de la política oficial y de la situación actual del sector, Balbín explicó que “la ganadería sufre las consecuencias de haber perdido hasta doce millones de cabezas de ganado en los últimos años: en el último bienio, por primera vez, la curva de oferta de carne vacuna fue menor que la de la demanda, y esto tuvo como consecuencia un ajuste en los precios”.

El directivo admitió que esto se verificó fundamentalmente en las góndolas de los supermercados pero “no” en los valores percibidos por el productor, que actualmente debe hacer un esfuerzo para recomponer sus rodeos.

“Actualmente no hay grandes inversiones externas en ganadería y sí de los productores que lograron sobrevivir y mantener su rodeo, que están aumentando stock de manera vegetativa guardando su ternera. Hay una recuperación clara pero no de un tamaño importante”, explicó.


Comentarios


Desde CREA recomiendan copiar modelo uruguayo