¿Desde dónde se evalúa?

POR CARLOS TORRENGO

En cómo se pondere el «Caso Maccarone», se refleja mucho de la idiosincrasia del espíritu propio.

Así, desde un espíritu libre, lo preocupante jamás puede ser que el obispo sea homosexual. Para este espíritu, lo inquietante será que vía una exigencia fundada en la tiranía del dogma -el celibato-, monseñor Maccarone aceptó subordinarse a una regla antinatural.

Pero un día de un tiempo que no sabemos cuándo comenzó, Maccarone dijo «basta».

No lo hizo arrastrado por pasiones que, por «ilimitadas», sean opinables.

Tampoco porque su «mente se abrió al error; su voluntad se inclinó al mal y su conciencia perdió su punto de referencia», como sentencia el cardenal Kuharic al reflexionar sobre desafíos al dogma.

Maccarone hizo lo que hizo desde un dictado muy profundo de su humanidad.

En un punto de su historia como sacerdote, reaccionó como cuerpo. Su transgresión, aún en su clandestinidad, es liberadora. También pedagógica en cuanto una vez más se pone blanco sobre negro el mundo soterrado que adquiere el sexo templos adentro.

¿Desde qué punto de la moral reclamarle a Maccarone el cumplimiento de un juramento de castidad prestado en una adolescencia donde la entrega era tan total, que no sabía de los desafíos inherentes a lo humano?

El sexo, por caso.

Y seguramente que si Maccarone se hubiese acostado con una mujer, todo se habría encontrado «complejo, pero normal».

¿Desde qué punto del andamiaje de formulaciones de carácter divino en que se sustenta la Iglesia Católica denunciar hoy el incumplimiento de Maccarone con aquel juramento, cuando con ese andamiaje como respaldo «moral», el grueso de esa misma Iglesia Católica admitió campos de concentración, eliminación de pueblos enteros, desapariciones y todo tipo de bestialidades?

¿Doble discurso en Maccarone? Es posible. Incluso explicable: El amaba su ministerio.

Dualidad que sin embargo no parece haber mellado la buena lucha de Maccarone a favor de la vida.

Lucha por una causa que siempre es más importante que la castidad.

También que un juramento no cumplido.

Notas asociadas: Caso Maccarone: 'la Iglesia no teme a la verdad ni pretende ocultarla'  

Notas asociadas: Caso Maccarone: 'la Iglesia no teme a la verdad ni pretende ocultarla'  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora