Desde el Municipio advierten que hay “un vacío normativo”



#

Laura Ramos, titular de Turismo y Desarrollo.

“Lo que no le sirve al Estado tampoco le va a servir al privado”, sentencia la secretaria de Turismo y Desarrollo Económico del Municipio, Laura Ramos, para justificar el pedido de paciencia y tolerancia a los particulares que pretenden llevar a cabo intervenciones, construcciones o ventas de lotes en esas áreas.

Dijo que es necesario dar una previsión a quienes pretenden invertir en virtud de que existe un vacío normativo después de la transferencia de esas tierras al ejido municipal. Por el momento, consideró que los actuales asentamientos de Bahía Creek y La Lobería no deberían extenderse, aunque este último deberá consolidarse ya que muestra muchos espacios aún sin urbanizar. No obstante, surgirá un conflicto porque hay privados que están vendiendo tierras en los alrededores de ese enclave, que conforme un espacio subrural. En Bahía Creek, la determinación es no permitir que se realice ninguna nueva construcción y suspender cualquier trabajo actual. Hay casas en zona de acantilados, otras que quedan casi tapadas por los médanos. También hay problemas con los caminos y la línea de ribera. En ese contexto no se puede escriturar nada hasta que no exista una normativa especial, dijo Ramos. En la costa del río, en tanto, los propietarios deberán incorporarse a un relevamiento que determinará quiénes están en zona prohibida, considerando el camino de sirga y las normas vigentes, aunque Ramos anuncia que habrá flexibilidad con las construcciones anteriores a la reglamentación. Existe un proyecto con aprobación provincial, denominado Faro Belén, en un punto ubicado entre La Lobería y Bahía Creek, que Ramos ve con buenos ojos. “Nos dijeron que es ambientalmente amigable pero todavía no presentaron en el Municipio el proyecto”, sostuvo.


Comentarios


Desde el Municipio advierten que hay “un vacío normativo”