Desde Roca, un rosarino cuenta anécdotas de Fontanarrosa