Desde Tucumán, Cristina defendió las retenciones

En el Mercosur criticó además a los especuladores financieros.





La presidenta Cristina Kirchner aprovechó el discurso inaugural de la cumbre del Mercosur que se realiza en Tucumán para hacer una defensa de las retenciones móviles, mientras sigue el debate en el Congreso.

La jefa del Estado había comenzado a hablar de la suba del petróleo cuando se refirió específicamente a la situación de la soja. «Parece no tener fin el aumento de los alimentos. La soja llegó hoy a 590 dólares», dijo.

«Hace apenas un mes, en discusiones con el sector agrario de mi país, se preguntaban cuándo iba llegar la soja a u$s 600. Se decía que lo que estábamos proponiendo era una ficción. Hace menos de un mes, la soja estaba a 470 dólares, ahora está a 590», destacó. Se refirió así, aunque de manera elíptica a las críticas que recibieron las correcciones que el esquema original de retenciones móviles sufrió hace poco más de un mes, cuando el conflicto con el agro estaba en uno de sus puntos más álgidos.

En aquel momento, los ruralistas habían planteado que para beneficiarse de las rebajas que había dispuesto el gobierno, la soja debía alcanzar valores internacionales que consideraba «imposibles» en el corto plazo.

La política de retenciones del gobierno nacional, que pugna por ratificar en el Parlamento, había sido fuertemente cuestionada por parte de los países del Mercosur.

Fernández también calificó de «timba de los alimentos» a la participación de capitales financieros en la actividad agropecuaria y adjudicó a ese factor el gran aumento en los precios de los últimos tiempos.

La presidenta afirmó, en cambio, que le provoca «risa» los argumentos que mencionan «como un problema» el aumento de la demanda mundial de comida provocada por China e India.

La jefa del Estado fue precedida por el canciller Jorge Taiana, quien brindó un breve informe sobre lo actuado por Argentina durante la presidencia pro témpore del Mercosur, que a partir de hoy quedará en manos de Brasil, y agradeció a los países miembros el renovado «apoyo» a la Argentina por la reivindicación de la soberanía sobre las islas Malvinas.

A su turno, la presidenta advirtió que «los alimentos y la energía han invadido la agenda pública a lo largo y a lo ancho de todos los países», recordó que durante el acto de asunción, ante la Asamblea Legislativa, ya lo había adelantado, pero confesó que «nunca pensó que se dispararía tan rápido el problema».

Indicó que el precio del barril de petróleo parece no tener fin y también el precio de los alimentos, particularmente la soja, «que ha llegado a 590 dólares» la tonelada. También recordó que en la reciente reunión de la FAO, en Roma, «planteamos como causas centrales en esta temporada, precios que ponen en riesgo no ya la economía de un país, sino cosas más tangibles, como es la mesa de los hombres y mujeres de nuestros pueblos». Para la Presidenta, «hay una simultaneidad entre la disparada de precios en los alimentos y la crisis en el sector financiero en materia hipotecaria».


Comentarios


Seguí Leyendo

Desde Tucumán, Cristina defendió las retenciones