Designan camarista a Leguizamón Pondal

El representante del STJ fue el único que votó en contra.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En la reunión realizada el 30 de octubre en esta ciudad, el Consejo de la Magistratura designó al juez Héctor Leguizamón Pondal para cubrir la vacante que se había originado con el alejamiento de Carlos Rozanski, quien obtuvo una plaza como camarista del Crimen en La Plata.

En la misma reunión debería haber sido designado el reemplazante de Leguizamón Pondal, que deja acéfalo el juzgado Correccional 10, pero los miembros del Consejo declararon desierto el concurso, en una decisión que fue resistida y discutida luego de conocerse.

La designación de Leguizamón Pondal fue apoyada casi por unanimidad, con el único voto en contra del presidente del Superior Tribunal de Justicia, Italo Balladini, pero las razones de su disidencia todavía se desconocen, porque el Alto Cuerpo no permitió que trascendiera a la prensa el acta de la reunión, pese a que se trata de un documento de carácter público.

Para ocupar la vacante de juez de Cámara se habían presentado otros tres calificados postulantes: el camarista de Roca Jorge Bosch, el juez de instrucción Juan Manuel García Berro, y la jueza correccional Silvia Baquero Lazcano, estos dos con asiento en Bariloche. Pero los miembros del Consejo de la Magistratura, por amplia mayoría, se inclinaron por Leguizamón Pondal, quien inició la carrera judicial hace 15 años en esta misma ciudad.

El nuevo camarista es egresado de la Universidad de Córdoba, y con 42 años recorrió los distintos cargos de la carrera, siempre de manera ascendente. En 1987 ingresó al Poder Judicial como secretario de instrucción, al año siguiente fue designado secretario de Cámara, y en 1990 juró como agente fiscal. En 1993, con la creación de los juzgados correccionales, pasó a ocupar el número 10, y desde hace nueve años integró como subrogante las cámaras del Crimen. Esto, unida al hecho de que integra la Cámara Segunda desde hace un año y medio en forma casi permanente, para Leguizamón Pondal habría influido en la elección de los miembros del Consejo.

El magistrado ascendido es vicepresidente del Colegio de Magistrados de la provincia y resaltó los valores y conocimientos jurídicos del resto de los postulantes, pero entendió que había trabajado duro para lograr ese reconocimiento.

Para ocupar la plaza que dejó Leguizamón Pondal en el juzgado Correccional se habían presentado también reconocidos postulantes, entre los que había un juez de instrucción, dos fiscales, dos defensores y un secretario de Cámara. Pero el Consejo de la Magistratura, aparentemente excediendo sus facultades constitucionales, declaró desierto el concurso y generó un hondo malestar en el ámbito de la justicia penal, donde presumen que existe la intención de crear un nuevo juzgado Civil.

Los argumentos que respaldan la decisión del Consejo estarían basados en la baja cantidad de sentencias emitidas por los juzgados correccionales, pero los magistrados y funcionarios defienden esa instancia, porque consideran que es el primer contacto del delincuente con la justicia.


Comentarios


Designan camarista a Leguizamón Pondal