Desmienten contaminación del Limay





NEUQUEN (AN).- Los operarios de la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Plottier denunciaron ayer que durante los tres últimos días el complejo «arrojó líquidos sin tratar» al río Limay. Enseguida el municipio de esa localidad salió a desmentir la acusación y aseguró que la depuradora de desechos funciona «con total normalidad».

La denuncia surge en el contexto de un conflicto laboral, en el que los operarios están reclamando su reincorporación a la planta. Quieren la renovación de sus contratos temporales, o que los tomen definitivamente. Tanto el municipio como los empleados confirmaron esta información.

Ayer, con el contexto del desencuentro con la comuna, los operarios dijeron que desde el lunes «fueron arrojados sin tratamiento unos 3000 metros cúbicos de desechos cloacales» al río Limay.

Uno de los empleados, Héctor Hernández, afirmó que tan sólo durante la noche del martes, «se tiraron sin procesar unos 1200 metros cúbicos sin tratar».

Hernández manifestó que esto sucedió luego de que los trabajadores decidieron cesar en sus tareas para que los reintegren, y que la planta estaba en manos de «funcionarios municipales, que son los que tomaron la decisión».

La planta está ubicada en La Herradura, a unos dos kilómetros de una de las tomas de agua potable del Ente Provincial de Agua y Saneamiento, EPAS.

Durante la tarde de ayer, y tras estas acusaciones, la información fue desmentida por el municipio y por el responsable de la planta.

Fue el director del complejo, Carlos De Lucca, el primero en desmentir las afirmaciones. «Estamos funcionando normalmente, e invitamos a todos los que quieran ingresar a verificarlo a que vengan», dijo De Lucca, en diálogo con este diario.

Por su parte, el director general de Servicios Públicos del municipio, Manuel Reyes, desmintió que se hayan arrojado líquidos sin tratar al río. Y suscribió estas versiones en el contexto del reclamo laboral. «En ningún momento quedó fuera de funcionamiento», enfatizó. Aunque reconoció que son otros los trabajadores que ahora controlan el complejo. Afirmó que «todo el conflicto se circunscribe a tres trabajadores que luego fueron seguidos por algunos más, que crearon este conflicto».

Dijo que el municipio «los obliga a tomarse una licencia de un mes, porque si no quedarían en condiciones de pasar a planta permanente».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Desmienten contaminación del Limay