Después de los 50: los “nuevos” hipertensos

Se enfatiza en el cuidado de este tipo de pacientes.





#

Hasta hace algún tiempo la hipertensión arterial adquirida con el paso del tiempo parecía ser patrimonio de los adultos mayores de 65 años, pero debido a ciertos factores como el estrés, la sobrecarga de trabajo, el sedentarismo y el sobrepeso, cada vez son más los “nuevos” hipertensos: personas que apenas pasan los 50 años de edad. Esta clasificación corresponde a esos hombres y mujeres de esa edad que empiezan a mostrar signos de hipertensión, no una, sino dos o tres veces. En ellos, de acuerdo con lo que mostró una investigación recientemente aparecida en la publicación científica Circulation, “el cuerpo está dando señales de que algo no está funcionando como debería”. Señales que predicen Esto, también de acuerdo al estudio, sería sumamente importante, porque “los individuos que experimentan subidas pronunciadas en sus niveles de tensión en la mediana edad tienen muchas más posibilidades de sufrir un problema del corazón en el futuro en comparación con el resto de las personas de su edad”. “Nuestro trabajo -afirmaron los autores del estudio, pertenecientes a la Universidad Northwestern de Chicago, en Estados Unidos- demuestra que deben incrementarse los esfuerzos para mantener en un nivel adecuado la tensión arterial, y de esa manera evitar o al menos retrasar lo máximo posible la incidencia de la hipertensión, y así reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular”. El equipo revisó los antecedentes de más de 62 mil personas que habían estado involucradas en diferentes investigaciones epidemiológicas. Entre otros factores tuvieron en cuenta los cambios de presión que estos estudios habían reflejado durante 14 años, y analizaron si había alguna relación entre estas cifras y las posibilidades de sufrir un infarto en los años posteriores. “Hallamos que entre los varones, el 70% de los que tenían hipertensión en la mediana edad sufrió algún problema cardiovascular superados los 80 años. Esto quiere decir que posiblemente exista una estrecha relación entre el tiempo que una persona vive con hipertensión y la posibilidad de que sus arterias se enfermen. Por lo tanto, evitando la hipertensión antes de la mediana edad y retrasando su aparición se puede obtener un impacto significativo respecto a la posibilidad de tener una cardiopatía”, concluyeron. El factor sal Respecto de esta realidad y de la importancia de aprender a cuidarse desde jóvenes (y no tan jóvenes), los especialistas hicieron hincapié en la incorporación de hábitos saludables, como por ejemplo comer sin sal.


Comentarios


Después de los 50: los “nuevos” hipertensos