“Después hay solo lamentos”



Trabajo en el parque industrial de Neuquén y a diario hago la ruta para ir y venir desde Neuquén. A la altura de la estación de policías tenemos dos carteles que informan máxima 40, hay un colegio, y también cruce de peatones (pese al puente), y también de muchos vehículos que utilizan la colectora. La velocidad a la que se transita en ese segmento es de 90 y en muchos casos arriba de los 100, y para peor, estoy convencido ya que si vas despacio te hacen señas de luces y te tocan bocina, creen que es una autopista. Desgraciadamente hoy comento esto que muchos lo conocen, pero recién después de algún accidente fatal (porque accidentes hay todas las semanas) van a tomar medidas. O sea que siempre hay que lamentar vidas para realizar mejoras, o prevención. Tan solo con una cebreada o unos conos como algunas veces coloca la policía podríamos estar salvando alguna o algunas vidas. Humberto Capobianco DNI 28.919.146 – Neuquén

Humberto Capobianco DNI 28.919.146 – Neuquén


Comentarios


“Después hay solo lamentos”