Detienen en Esquel al sospechoso del crimen de una barilochense

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Una patrulla de la policía de Chubut y una comisión que arribó desde esta ciudad detuvo el martes por la tarde en Esquel a Hugo Ariel Cano, de 40 años, a quien buscaba la justicia y la policía desde hace más de una semana, como sospechoso de haber asesinado a golpes a Marta Carolina Zani, de 57 años, en su domicilio del barrio Alto.

Una versión que no pudo ser confirmada indicaba que el hombre tenía los documentos de la mujer en su poder cuando fue detenido, pero la justicia local todavía no indagó al sospechoso, quien ayer por la noche continuaba alojado en una comisaría de Esquel, aguardando el exhorto del juez Miguel Angel Gaimaro Pozzi.

A Cano lo buscaban desde el miércoles de la semana anterior, luego que la víctima fuera hallada en su cama sin vida, con signos evidentes de haber sido golpeada con ferocidad, pero el hallazgo se produjo al menos 48 horas después de su deceso, y el homicida tuvo tiempo suficiente para borrar las evidencias que podían comprometerlo y escapar.

Sin embargo, las costumbres previsibles de Cano lo habrían denunciado, y la policía local le siguió los pasos hasta Jacobacci, luego hasta El Maitén y El Bolsón, y finalmente lo ubicaron en Esquel, donde también era conocido por la policía de aquella localidad.

Luego de una efectiva tarea de inteligencia, los policías de Chubut y los de Bariloche lo ubicaron y detuvieron en la esquina de Fleming y Alvear, cuando acababa de salir de un domicilio, a las 18.15 del miércoles y sin que ofreciera resistencia.

El homicidio de Marta Zani fue cometido en la casa 162 del barrio 170 Viviendas, ubicado en Sobral y Ruiz Moreno, en el Alto de la ciudad, durante la tarde o noche del domingo, conforme al cálculo efectuado por los forenses.

La víctima había sido vista por los vecinos por última vez el domingo por la mañana, mientras barría la vereda, en tanto que su concubino, que trabaja de camionero, habría partido en un viaje hacia el norte del país un día antes.

La muerte de la mujer fue descubierta por su hijo cerca de la medianoche del martes, luego que los vecinos se comunicaran con él para comentarle que estaban intranquilos porque habría alterado sus hábitos: había dejado abiertas las persianas día y noche y los perros ladraban por hambre. El hijo de la víctima encontró a su madre en la cama, golpeada y sin vida.


Comentarios


Detienen en Esquel al sospechoso del crimen de una barilochense