Detuvieron a Pablo Díaz, uno de los sospechosos

Es el responsable del cuerpo de delegados de la Unión Ferroviaria. Testigos afirmaron que es el líder del grupo que atacó al militante del PO. Además disponen el secreto de sumario en la causa, mientras sigue la búsqueda de Cristian Favale.



#

Foto: Agencia DyN

Crimen de Mariano Ferreyra

La Justicia dispuso hoy el secreto de sumario en la causa por la investigación del asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, en tanto continuó la búsqueda del sospechoso del crimen, un barra brava del club Defensa y Justicia identificado como Cristian Favale.

Favale, según fuentes de la investigación, fue señalado por testigos que declararon en la Fiscalía de Instrucción 4 como uno de los autores de los disparos que mataron a Ferreyra el miércoles, luego de los enfrentamientos de integrantes de la Unión Ferroviaria con trabajadores tercerizados de la línea Roca.

La Policía Federal continuaba hoy con procedimientos para dar con el sospechoso, vinculado a la Unión Ferroviaria, luego de los dos allanamientos que anoche la Gendarmería llevó a cabo en dos casas de Florencio Varela.

La jueza Susana Wilma López, a cargo de la investigación, dispuso el secreto de sumario en el expediente por 10 días, tal como se lo había solicitado la fiscal Cristina Caamaño.

En tanto, Nelson Aguirre, uno de los jóvenes que resultó herido en los gravísimos incidentes del miércoles confirmó hoy que no logró reconocer a los atacantes en las imágenes que anoche le mostró la jueza López.

En declaraciones radiales, Aguirre apuntó, además, contra las fuerzas policiales al señalar que en la zona de los episodios de violencia había patrulleros y carros hidrantes que “pudieron haber evitado esta emboscada”.

Mientras distintos sectores insisten en la necesidad de avanzar en la autoría intelectual del asesinato del joven de 23 años, referentes del Peronismo Federal volvieron a atacar al kirchnerismo por haber buscado vincular al ex presidente Eduardo Duhalde con el crimen de Ferreyra.

La muerte del militante del PO desató una polémica sobre las responsabilidades políticas: sectores vinculados al kirchnerismo apuntaron contra Duhalde y lo compararon con el caso de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán sucedido en 2002.

La senadora Hilda “Chiche” González calificó de “miserables” las voces a cercanas al Gobierno nacional que embistieron contra su esposo y acusó a ese sector de tratar de “sacarle el juego a la muerte de un joven” y hacer un “papelonazo”.

La legisladora apuntó particularmente al jefe de la CGT, Hugo Moyano, el líder piquetero Luis D’Elía y la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, a quienes tildó de algunos de “los impresentables que tiene este gobierno”. Aprovechó para descartar una relación entre el crimen de Ferreyra y las muertes de Kosteki y Santilllán: “no hay vinculación, pero en el imaginario de la sociedad es posible buscar vinculación”, admitió.

“En aquel caso un comisario de la (Policía) bonaerense lo mata, es diferente”, aclaró en alusión al ex jefe de la comisaría primera de Avellaneda José Fanchiotti.

A la indignación de la senadora del peronismo opositor se sumó el jefe de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, quien definió de “estúpidos” a los referentes oficialistas que pretendieron culpar a Duhalde por la autoría intelectual del crimen de Ferreyra.

“Lo único que les importa es llevar agua para su molino”, denunció el sindicalista gastronómico y embistió con dureza contra Moyano: “querer involucrar a pares de él y apuntar a Duhalde, qué burdo, qué mentira, qué miserabilidad del ser humano”, enfatizó.

El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, también embistió contra el camionero al afirmar que le “preocupa” el “desequilibrio” del poder que posee el jefe de la CGT.

El mandatario socialista sostuvo que luego del luctuoso episodio en Barracas, el sindicalismo argentino tiene que hacer algunas revisiones.

“No decimos que hay que inventar otra gremial de trabajadores, sino que hay que establecer diálogo, porque el mensaje es que todos persiguen el bienestar de los trabajadores”, expresó.

El jefe de Luz y Fuerza, Omar Lescano, calificó como “una aberración” la contratación de empleados a través de la modalidad de tercerización y criticó a Moyano, al sostener que “no se puede defender a los trabajadores y volcarse a la política”.

DyN


Comentarios


Detuvieron a Pablo Díaz, uno de los sospechosos