Detuvieron a uno de los ex convictos sospechados

Un joven de 25 años, que hasta hace tres años purgó una condena en la cárcel de Roca, fue detenido por policías de civil y cerca de la casa quinta donde mataron a Suriani. Sigue la búsqueda de dos



CIPOLLETTI (AC).- Uno de los sospechosos de integrar el peligroso trío que asesinó al comerciante Ricardo Domingo Suriani (66) fue capturado ayer a la mañana por efectivos de civil de la Brigada de Investigaciones. Se movilizaba en bicicleta, cerca de la casa quinta en la que se produjo el crimen. En la ruta 22 y el acceso a la Isla Jordán fue sorprendido por policías de civil, quienes no le dieron tiempo de ofrecer resistencia.

Anoche trascendió que la Policía esta “tras los pasos” de otro sospechoso de integrar la banda, oriundo del barrio Puente 83, mientras se estrechaba también el cerco sobre un tercero, considerado el más “pesado” de todos, fugado hace 15 días de la alcaidía de Roca.

El jefe de la Brigada de Investigaciones y segundo de la unidad Judicial, subcomisario Daniel Jara, confirmó a media mañana que entre las 8.30 y las 9 de ayer fue detenido en inmediaciones de la ruta nacional 22 y la calle Doctor Salto, Facundo “Mascarita” Herrera.

Jara no avanzó en demasiados detalles, pero pudo saberse que el individuo apresado ayer tiene 25 años, vive con su mujer y dos hijos en el sector La Toma del barrio Anai Mapu, cuenta con antecedentes delictivos porque estuvo preso por robo y que en noviembre del 2003 se lo relacionó con el hallazgo de varias armas en un auto en la zona rural norte del ejido.

Suriani murió baleado el jueves de la pasada semana, en la casa quinta de su propiedad, ubicada entre la ruta “chica” y la nacional 22, cuando había salido de un quincho en el que cenaba con su esposa a buscar una bebida en una heladera externa y se topó con los malvivientes, encarándolos y trenzándose en lucha.

Esto resultó fatal porque recibió un tiro en la espalda con salida por el pecho y otro en la cadera.

Le habrían disparado también con un calibre 38, aunque sin dar en el blanco, cuando los delincuentes se marchaban porque la mujer salió al escuchar los gritos de auxilio de su esposo ya moribundo. Llevaban también una escopeta, porque un cartucho quedó tirado en el ensangrentado patio del quincho.

Con el de ayer son dos apresados, porque el primero había sido detenido el viernes, como encubridor. En su morada, precaria, del Puente 83, se hallaron, en pozos cavados en una quinta lateral y en otro del fondo, una mochila con un revólver calibre 32 y una escopeta recortada, una video, ropa y otros elementos comprometedores.

Los malvivientes no llegaron a la casa quinta ese jueves trágico por el acceso principal, y sí luego de cortar un alambrado perimetral, donde los investigadores hallaron rastros importantes.

En un primer momento se pensó que la fuga se produjo en un vehículo, pero esto estaría descartado. La hipótesis más firme es que buscaron direcciones distintas y que lo hicieron cortando camino entre las plantaciones.

Entre hoy y mañana la doctora Alejandra Berenguer, que subroga en el juzgado 21 a la jueza María del Carmen García García, tomaría contacto con el detenido.

Mientras, la División Criminalística a cargo del inspector Walter Muñoz seguía acentuando su trabajo en función de todos los elementos que le entregó la Brigada de Investigaciones.

“Se está dando el efecto 'dominó'. Están cayendo uno detrás de otro, no tienen salida”, confió ayer un policía ligado a la investigación.

Mientras tanto, continúa la presión y se intensificaron los operativos policiales para tratar de dar con los prófugos restantes que están idetificados desde las primeras horas de la investigación.

Un prófugo se había fugado hace 15 días

ROCA (AR).- Con la detención de Pablo Torres, se mantienen aún prófugos otros dos sujetos sospechados de haber entrado junto a él a la casa quinta donde fue asesinado Suriani.

Los investigadores aseguraron que ambos prófugos están identificados. De los dos, uno sería un delincuente “de poca monta”. Sin embargo, a los investigadores les preocupa que aún no detuvieron al restante, considerado “peligroso”.

Se trata de un joven que se fugó hace 15 días de la alcaidía de Roca. Aquel 13 de diciembre, logró escalar el muro junto a otro interno que luego fue recapturado.

Pero además de haberse escapado hace tan poco tiempo, se supo que tiene varias condenas, que fueron unificadas en 15 años y dos meses de prisión.

Entre los delitos por los que fue llevado a juicio, figuran una evasión, una violación de domicilio con tenencia de arma de guerra, un robo, otro robo con armas, otro robo calificado en despoblado con arma de guerra y un homicidio.

Estos juicios fueron realizados en las cámaras Primera y Tercera del Crimen de esta ciudad, y en el último debate -no se especificó por cuál de los delitos mencionados- se le unificaron las penas.

Con respecto a Pablo Torres, el sospechoso detenido ayer a la mañana, se supo que había cumplido una sentencia por robo calificado y que hace tres años recuperó su libertad. De todos modos, se informó que tiene una causa en trámite por tenencia de arma de guerra, ya que hace poco se le encontró una pistola calibre 9 milímetros, cuya procedencia no pudo justificar.


Comentarios


Detuvieron a uno de los ex convictos sospechados