Detuvieron al padre de Sofía

Fue ordenada esta noche por el juez de la causa, Eduardo López. Sus dichos "prestan a la confusión por los nervios y porque hay algunas contradicciones", dijo la madre de la pequeña desaparecida hace 11 meses.



La investigación por la desaparición de Sofía Herrera tomó hoy un nuevo rumbo luego de que fueron detenidos su padre, Fabián Herrera, por entorpecer la investigación de la Justicia y el cuidador del camping Jhon Goodall, Alberto Urrutia, por presunta “sustracción” de la niña.

La detención de Herrera fue ordenada esta noche por el juez de la causa, Eduardo López, mientras la de Urrutia se desprendió de un pedido que hizo el abogado de la familia, Francisco Ibarra, dijeron voceros judiciales. Las medidas tomadas hoy por la Justicia llegaron tras la reconstrucción de la desaparición ocurrida hace 11 meses en las últimas horas.

Tanto el padre como el cuidador fueron trasladados a la misma dependencia policial de esta ciudad, situada en la calle Perito Moreno, donde pasaran la noche y mañana a las 8 serán indagados por López en los tribunales del barrio YPF. María Helena Delgado, mamá de Sofía, dijo a DyN que la detención de Herrera se debió a que sus dichos “prestan a la confusión por los nervios y porque hay algunas contradicciones”, al tiempo que confió que “sólo serán unas horas”.

El abogado Ibarra, en tanto, señaló a esta agencia que la detención de Herrera no tiene “nada que ver con la de Urrutia”. Luego de la reconstrucción, el juez indicó que las contradicciones de Herrera al momento de relatar con precisión los hechos “entorpecen” la investigación.

El caso de Urrutia es completamente diferente porque está relacionada con la desaparición misma de Sofía, según explicaron fuentes de la investigación. De acuerdo con los datos revelados, la orden surgió luego de las pericias psiquiátricas y las medidas llevadas a cabo estos días que llevaron al abogado Ibarra a solicitar la detención al juez, así como la clausura del camping donde ocurrieron los hechos.

En declaraciones anteriores, Urrutia había dicho que “sólo hace un año estaba en la provincia”, que ese día “no había otras familias o personas en el camping” y que no pudo “observar automóviles sospechosos en el sector” como tampoco a Sofía.

El predio fue concesionado por el municipio a una cooperativa de taxis de Río Grande que se encarga del mantenimiento y la seguridad. El cuidador no desempeña sus labores en el lugar desde hace varias semanas y, según fuentes de la investigación, se encontraba alojado en un hotel de esta ciudad. Tras las pericias, en las que participaron especialistas de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, policías bonaerenses y de Córdoba, el magistrado dispuso también la clausura preventiva del camping al público para preservar el sitio y realizar allí nuevas investigaciones en busca de rastros.

Fuentes ligadas a la investigación recordaron hoy ante consultas de esta agencia que el cuidador fue “muy esquivo” a las preguntas de los investigadores y de la prensa local e incluso recordaron que una vez se escondió en un refugio cuando un canal de televisión intentó entrevistarlo durante la búsqueda de la niña.

Delgado dijo esta noche a una radio local que en la reconstrucción de los hechos que se realizó en los últimos dos días “todos los testimonios coinciden en que le pierden el rastro a Sofi en la casilla del cuidador”. Además, aclaró que en los nuevos testimonios que obtuvieron los peritos psicológicos de los niños que declararon se determinó que al parecer “nunca vieron a la nena en el auto”.

En ese sentido, se refirió a la declaración de un niño de 6 años que en octubre de 2008 reveló a los investigadores que había visto a un hombre vestido de negro llevarse a la niña en un automóvil gris, en el que también había un perro en el asiento delantero. Sofía Herrera, actualmente de 4 años, lleva once meses desaparecida sin que la oferta de recompensas oficiales por más de 200 mil pesos haya logrado el aporte de pistas certeras sobre su paradero.

DyN


Comentarios


Detuvieron al padre de Sofía